Conoce a fondo las manchas de tu piel

En verano, nuestra piel requiere mucha atención. Además de protegerla del sol y evitar la exposición en las horas centrales del día, conviene que vigiles las manchas y lunares.

Lo más popular

Las manchas o zonas que se oscurecen o colorean de más, según la época el año, son conocidas como melasmas. Son muy frecuentes y, aunque casi siempre se achacan al sol, está claro que tienen alguna razón hormonal: por la edad en la que se producen y porque en el embarazo son más frecuentes.

No se conoce con precisión por qué surgen, aunque hay muchos medicamentos que advierten de esa posibilidad si se expone la piel al sol. Y muchos especialistas sostienen que, además de fármacos fotosensibilizantes, esas manchas pueden surgir tras una agresión a la piel (como una depilación).

Publicidad

Los lunares son las manchas más comunes. Se trata de una acumulación de melanina, que técnicamente se llama “nevus”. Pueden aparecer en cualquier momento. Se nace con ellos, o bien van surgiendo a lo largo de los años; pueden localizarse en cualquier sitio. Casi todas las mujeres tienen algún lunar como recuerdo de su embarazo.

Suelen ser inofensivos, pero en algunas ocasiones pueden transformarse en una lesión cancerosa seria.
Hay que acudir al especialista si el lunar tiene un cambio repentino de color, de tamaño o de forma; si sangra o si pica o duele.

Lo más popular

Otros tipos de manchas:

-Otro de los cambios de pigmentación que solemos encontrar en la piel son las pecas. Son unas manchas muy comunes. Técnicamente, se las denomina “efélides”. Normalmente, aparecen durante la infancia;  poco a poco, se van acentuando para llegar en la adolescencia a su punto máximo. Y después, con el paso del tiempo, van desapareciendo.

-También encontramos lo que popularmente se conoce como “paños”. Es ese oscurecimiento de la piel, generalmente por la frente, que suele producirse en el embarazo y que los técnicos llaman cloasma. Aparece en los primeros meses de gestación y, según avanza, se va haciendo mas visible. La causa es típicamente hormonal. El sol las oscurece más y, si se broncean, suelen tardar más tiempo en desaparecer.

Las de la edad:

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres es cuidar las manchas que aparecen tras el paso del tiempo, especialmente en la cara y en las manos. Pero no hay que preocuparse por efectos nocivos, si acaso supone una molestia estética. No son más que el derrame de melanina que aparece con los años y se presentan como una peca un poco grande. Suele surgir en zonas expuestas a la luz y al sol. Son inevitables, aunque casi todas las manchas pueden ya eliminarse gracias a los diferentes tipos de tratamientos con láser.

Manchas raras:

-El vitíligo se caracteriza por presentar zonas de la piel que no tienen pigmentación, aparecen blanquecinas y simétricas. No plantea problema sanitario aunque sí estético. Se ignoran las causas y puede mejorar en manos de un especialista, pero no se cura.

-Un angioma se define como un tumor benigno que se produce por la dilatación de los vasos. Puede formarse en cualquier zona de la superficie corporal. Son esas manchas rojas que aparecen en la cara de algunas personas. No suele ser un problema serio. Para eliminarlo consulta con el cirujano el tratamiento a seguir.

¿Pueden eliminarse?

Será el dermatólogo quien decida qué se puede hacer con cada una de ellas. Lo primero es conocer su tipo y su causa. Una vez determinada, el especialista decidirá la técnica a aplicar. Hay tres opciones básicas.

La primera es con geles o pomadas que, aplicados superficialmente, van eliminando poco a poco la pigmentación.

También hay un “peeling” superficial con cremas de una especial consistencia. Así se elimina la parte más exterior de la piel, quitando parte de la mancha.
Hay varios tipos de láser que se aplican con toda garantía. El argón y el candela son los de uso más frecuente.