Di adiós a los problemas de sudor

La sudoración, sobre todo en verano, puede resultar tan incómoda que nos limite en el día a día. Toma nota de unos sencillos consejos para acabar con este problema.

Lo más popular

Sudar es bueno. Nos avisa de que estamos bien hidratados y de que nuestro mecanismo de termorregulación funciona bien. Permite mantener una temperatura corporal correcta, eliminar toxinas e incluso matar bacterias. Sin embargo, en verano resulta tan incómodo que puede limitarnos, pendientes de no manchar la camisa y, por supuesto, del olor. Acaba con el problema con estos sencillos consejos.

Usa un buen antitranspirante. Los desodorantes sólo enmascaran el olor aportando fragancias agradables, en cambio los antitranspirantes evitan la sudoración.

Publicidad

Actúan formando una especie de tapón gelatinoso que bloquea la salida del sudor en el canal de la glándula sudorípara. Durante este tiempo no sudamos por las axilas, pero no hay ningún riesgo para la salud porque seguimos transpirando por el resto de nuestro cuerpo. Busca un antitranspirante eficaz que cuide el ph natural de tu piel para evitar irritaciones y úsalo sobre las axilas secas.

Cuida tu higiene. En verano hay que cuidar más que nunca la higiene. La ducha a diario es fundamental. Si prevés que vas a sudar mucho, cuando salgas de casa llévate toallitas para limpiar el sudor y tu desodorante habitual.

Lo más popular

Usa ropa adecuada. En esta época lo mejor es usar prendas de algodón o lino o telas deportivas, diseñadas para absorber la humedad. Si sudas mucho es aconsejable que uses colores oscuros o con estampados ya que el sudor se notará menos que en otros tonos.
Evita la comida picante y la cafeína

Controla tu peso. Cuantos más kilos tengas, sudarás más porque es más difícil hacer funcionar correctamente el mecanismo de termorregulación. Baja peso y reducirás sudor.

Vigila tu alimentación. Las comidas picantes hacen sudar más, evítalas. Mantén a raya también las bebidas con cafeína. Lleva una dieta rica en vegetales de hoja verde y fibra.

Haz ejercicio. ¿Sabías que el ejercicio permite que el organismo transpire por todo el cuerpo y evita así el sudor excesivo por las axilas? Haz deporte a primera o última hora de la tarde, te sentirás más ligero, más sano y sudarás menos.

Mantén un entorno bien ventilado. Siempre que puedas, procura estar en zonas bien ventiladas para mantener la temperatura corporal normal y con ambiente fresco.

Evita el estrés

El estrés, la tensión y la ansiedad son unas de las principales causas del sudor excesivo. El miedo a sudar, además, hace que el estrés sea mayor. En situaciones de nervios es importante más que nunca controlar las emociones. No te obsesiones con los efectos de la sudoración porque de lo contrario caerás en una espiral cada vez mayor. Si el sudor se ha convertido para ti en un problema social, practica algún método de relajación. Inhala profundamente por la nariz y exhala despacio por la boca, hasta que los latidos de tu corazón se aminoren.

La hiperhidrosis

La sudoración exagerada generalmente en las manos, pies y axilas hasta el punto de condicionar la vida cotidiana se conoce como hiperhidrosis. La sufre el 3% de la población, por igual hombres y mujeres. Suele comenzar en la niñez o en la adolescencia.
Existen diversos tratamientos para combatirla, además de los habituales para el sudor común.
•Tratamientos tópicos.
•Medicación.
•Iontoforesis. Aplicación de electricidad para cerrar la glándula sudorípara.
•Botox. Pequeñas dosis de toxina botulínica.
•Láser.
•Tratamiento quirúrgico.