Saca partido al verano

El buen tiempo es un periodo ideal para hacernos más responsables y cuidar la salud. Afianzar ciertos hábitos saludables nos reforzará de cara al invierno.

Lo más popular

Los días tienen más luz, tenemos más tiempo libre, vemos más a nuestros amigos y disfrutamos más de la vida. Pero la actitud con que afrontemos esta época es básica para nuestra salud. Una actitud positiva refuerza nuestro sistema inmunológico. Además, no olvides incorporar a tu día a día pequeños hábitos saludables.
 

Mueve los músculos
Hacer ejercicios de respiración profunda al levantarse ayuda a estirar los músculos, a masajear las vísceras gracias a los movimientos del diafragma y a oxigenarnos a nivel profundo. Es una herramienta poderosísima que fortalece el cuerpo y favorece la circulación.
 

Publicidad

Cuida tu cuerpo
Es buenísimo pasarse un guante de crin en seco, que elimina las células muertas y activa el organismo. Y, tras la ducha, conviene hidratarse con aceites, como el de almendras, de sésamo o glicerina vegetal. También podemos ponernos por la noche aceite de borraja o de onagra, que hidratan a nivel profundo.

Pelo y piel a punto
Para el pelo es buenísima la lecitina de soja, que mantiene la humedad del cabello. Se puede comprar en cápsulas y vaciar su contenido en el bote del acondicionador. Dúchate con jabones neutros y termina con agua fría, empezando por los pies, para tonificar.

Lo más popular

Protégete del sol
No sólo con cremas, sino ocultándote de sus rayos. Y si abusas de los  protectores opta por los de origen ecológico, que no tienen componentes irritantes para la piel, la dejan respirar y acumularás menos toxinas. Además, en la playa anda descalzo por la arena, mueve los dedos de los pies o haz círculos con los mismos. Si tienes pesadez de piernas o retención de líquidos, hay una gran variedad de geles con mentol o alcanfor para mantenerlas frescas e hidratadas.

Empieza el día con cítricos

Respecto a la alimentación, incluir en el desayuno limón, piña, fresa o naranja, que contienen vitamina C, además de ayudarnos a formar colágeno, purificarán el organismo. No bebas muchos líquidos en las comidas para que la digestión no se prolongue quitándote energía. Además, es mejor comer las frutas solas y no de postre, para evitar que sus azúcares fermenten la comida en el estómago.