Nuevas tecnologías. Del uso al abuso

Son la generación de los móviles, los ordenadores, la tablets y las redes. Las dominan técnicamente, pero no son conscientes de sus peligros. Conócelos para ayudarles.

En los últimos tres meses, más de dos millones de niños de entre diez y quince años han usado tecnologías de la información (un 96%, el ordenador; un 91,2, Internet y un 65,8 tienen móvil).

Son la generación de la tecnología –eso debemos aceptarlo– pero el papel de los padres es enseñarles dónde está el límite entre el uso y el abuso (los niños pasan una media de entre tres y cinco horas diarias ante el ordenador) y enseñarles también el buen uso de estas tecnologías. Esther Romero, directora de Comunicación de Adicciones Digitales, nos da las pautas a seguir en este campo.

Publicidad

¿Dónde está el límite?
En la utilización racional para trabajos de clase o para el ocio. Ése es el uso. Cuando pierde la noción del tiempo y dice que sólo lleva unos minutos, cuando en realidad lleva horas, hay abuso.

Señales de alarma.
Cuando abusan de las tecnologías llega a no relacionarse con nadie, prefieren quedarse en casa sin salir o estar pegados al ordenador hablando con sus amigos, pero a través de chat, y les cambia el carácter.

Lo más popular

Riesgos del mal uso.
Otro peligro es el uso inadecuado de ellas (blogs de anorexia, racistas y xenófobos, ciberbullying –acoso psicológico–, pedofilia...). Lo peor es que no les invitan a hacer algo explícitamente y caen con más facilidad. En las redes sociales, otros peligros son los datos personales e imágenes que facilitan, los delincuentes sexuales o que usen sus contraseñas.

Cómo actuar.
En cuanto se detecte abuso se debe ir al psicólogo.

Cómo educarlos.
Desde niños hay que hablarles de los peligros de Internet, enseñarles a racionalizar el uso y llegar a un acuerdo con ellos. Si con esto no es suficiente, establece controles parentales. Además, hay que crear un clima de confianza en casa para que hablen si se siente en peligro.