Un verano bien hidratada

La hidratación es básica para el buen funcionamiento del cuerpo y el cerebro. Pero no sólo de agua vive el organismo. Te contamos qué tomar.

Lo más popular

Sólo un 2% de deshidratación afecta negativamente al rendimiento físico. Cuando el cuerpo está falto de agua, la sangre se espesa, el corazón bombea más fuerte y se eleva la temperatura corporal. Calambres, taquicardia, respiración rápida, aturdimiento y dolor de cabeza son algunos de los síntomas de la peligrosa deshidratación.

Por lo contrario, tomando líquidos hidratas tu piel, facilitas tus digestiones, te concentras mejor y haces que tus riñones funcionen mejor, entre otros beneficios.  

Publicidad

No esperes a tener sed para beber
En verano, con las altas temperaturas, la humedad y la mayor sudoración, necesitamos dar al organismo más líquido. Especial cuidado deben tener niños, ancianos, personas que practiquen deporte y personas que ejerzan su trabajo al aire libre, como en la construcción.

No esperes a tener sed para hidratarte y no sólo con agua.Te contamos todos tus aliados en verano.

Lo más popular

-Se recomienda beber unos dos litros de líquido al día, en especial de agua, zumos y refrescos sin azúcar o bebidas energéticas. El agua de coco es muy recomendable ya que tiene el potasio de dos plátanos y la quinta parte de azúcar que otros zumos (con la deshidratación, el potasio del cuerpo decae).

Toma helados, batidos y gelatina, hidratantes y sanos. También aportan mucha agua las frutas jugosas y de estación, como melón y sandía, y las verduras crudas.

Si haces deporte, bebe agua antes, durante y después. Evita las bebidas alcohólicas, muy dulces o infusiones calientes, y las comidas abundantes, sobre todo fritos.

Mójate a menudo el cuerpo con agua fresca, usa prendas sueltas y procura estar en lugares frescos.

EL AGUA TU ALIADO

•El agua es el agente hidratante por excelencia. Aunque depende de la constitución, el peso, el sexo y la actividad, se calcula que por cada kilo de peso corporal se requieren 31,5 ml de agua, lo que se debe subir si las temperaturas son altas.

•En el mercado encontrarás aguas minerales beneficiosas para tu organismo –como de mineralización muy débil, con muy bajo residuo seco– y apropiadas para tus necesidades. Bezoya, por ejemplo, está indicada para dietas bajas en sodio y para la preparación de alimentos infantiles.