Los problemas del sueño

Más de quince millones de españoles duermen mal y existe una errónea tendencia a la automedicación.

Lo más popular

Para que una persona padezca insomnio, éste debe aparecer, por lo menos, tres veces a la semana durante un mes y ser esa falta de sueño la causa de un cansancio y deterioro en la actividad por el día. Pero lo cierto es que más de quince millones de españoles, sobre todo mujeres, duermen mal.

Existe, además, una tendencia a la automedicación. El abuso de pastillas es tal que ya se habla de una “almohada química”. Algunos de estos fármacos pueden cambiar el patrón del sueño, de manera que, aunque se consiga dormir, el cerebro no descansa igual. 

Publicidad

Horas necesarias
Según los especialistas, un niño hasta los cuatro años necesita dormir entre once y doce horas al día y una siesta de una hora. Entre los siete y los ocho años, se debe dormir de diez a once horas. Un adolescente necesita nueve horas de sueño y un adulto entre siete y ocho horas. Una persona mayor, de más de 65 años, necesita cinco o seis horas de sueño además de dos o tres pequeñas siestas de diez minutos a lo largo del día.
Más de la tercera parte de estas personas mayores padecen insomnio y un adelanto de la fase del sueño, por eso muchos se quejan de despertarse demasiado pronto por la mañana.

Lo más popular

La irritabilidad, el cansancio y la dificultad para concentrarse son síntomas de no haber dormido correctamente.

CAUSAS
1. El nerviosismo.

2. Enfermedades que cursan con algún dolor, como las reumáticas.

3. Las jaquecas.

4. Las dolencias cardiacas.

5. Vivir una situación estresante.

6. La menopausia, debido a la falta de estrógeno.

7. El envejecimiento, por sus cambios en el patrón del sueño.

SOLUCIONES
1. Se debe empezar por un tratamiento general no farmacológico, una correcta higiene del sueño y, después, con medicamentos si es preciso.

2. Hacer algún ejercicio físico que acabe, por lo menos, seis horas antes de acostarse.

3. Conviene tomar un baño caliente dos horas antes de irse a la cama.

4. Levantarse todos los días de la semana a la misma hora.

5. Hay que evitar excitantes como el café. El alcohol fragmenta el sueño durante la segunda mitad de la noche.

6. Conviene girar los relojes hacia la pared. No sirve de nada saber qué hora es si nos despertamos de noche.

7. Es aconsejable esperar un par de horas después de la cena para acostarse.

8. Nunca hay que acostarse con hambre o demasiado lleno.

9. La lectura antes de apagar la luz puede ser útil siempre que su contenido no esté relacionado con su profesión.

10. El calcio y el magnesio ayudan a relajar los músculos y permiten mejor descanso.