Nuevas relaciones estivales

El verano es época de nuevas relaciones, románticas historias que empiezan en momentos idílicos, las vacaciones. Muchas de ellas son fugaces, otras más duraderas. ¿Cómo vivirlas?

Lo más popular

Con las vacaciones llega más tiempo libre, un entorno placentero, más relax, gente nueva que conoces, estamos más atractivos... en definitiva, el cóctel perfecto para comenzar una nueva relación. ¿Qué ocurre con las relaciones de verano? ¿Tenemos que vivirlas solo como un romance? ¿Debemos enamorarnos? Toma nota de los prácticos consejos de Mila Cahue(www.milacahue.com), psicóloga de parejas y autora del libro “Amor del bueno”.

Publicidad

-¿Cómo detectar si me estoy metiendo en una relación tóxica?
-Normalmente son personas que en un primer contacto son muy agradables y seductoras. La alarma debe saltar cuando hay una incoherencia entre lo que hacen y dicen, te hacen comentarios desagradables, reproches o exigencias, saben más de ti que tú de ellos, son muy celosos... Todo es muy relativo, depende de la intensidad y la frecuencia con que sintamos esas señales. Nos tenemos que dejar llevar por la intuición.

Lo más popular

El enamoramiento no es relación de pareja
-¿Nos enamoramos de lo que echamos de menos?
-En el enamoramiento siempre nos va a atraer una persona que nos proporciona nuestras carencias. Ya cubiertas esas necesidades, como el cariño, es cuando empiezas a ver los fallos. El problema es cuando coges el papel de salvadora, de “yo le voy a cambiar”, justificando una serie de cosas que te hacen seguir la relación.

-¿Cuáles son los principales errores que cometemos al comenzar una relación?
-El enamoramiento de la primera fase no es la relación de pareja. Cometemos el error de pensar que ya somos adultos y sabemos perfectamente si es la persona de nuestra vida. También nos equivocamos al prometer amor eterno, porque luego nos cuesta reconocer que nos hemos equivocado. Lo peor es salir del autoengaño.

-¿La vuelta a la rutina rompe muchas relaciones?
-Pasada la primera fase, que es muy bonita y, por qué no, hay que disfrutarla, la realidad viene después de las vacaciones, que es cuando realmente empezamos a conocernos. Nadie es la media naranja. Si no funciona, no debemos amargarnos.