Vuelve al trabajo con ilusión

Deja atrás la depresión postvacacional preparándote para que la adaptación no dure más de lo debido. Recuerda que la calidad de vida sólo se consigue prestando atención a lo que se hace, lo que se piensa y lo que se mira.

La depresión posvacacional no es más que un ligero bajón en el estado de ánimo al reencontrarte con el trabajo de siempre, la rutina y la perspectiva de todo lo que queda por delante hasta unas nuevas vacaciones. A los pocos días de volver, uno siente que no tiene ganas de nada. Para que esto no dure más de lo debido, hay que prepararse para la adaptación.

Un buen sistema es repasar las vacaciones y comprobar cómo el cerebro se ha ido aireando, cómo se han oxigenado ideas, renovado ilusiones...

Publicidad

Y no olvides a la vuelta poner sobre la mesa la verdad de que sin la rutina y el trabajo no habría vacaciones ni descanso.

Alimenta bien tu ánimo

El bajón anímico aumenta al comprobar cómo los excesos en comida y bebida nos pasan factura. Para perder los kilos de más, sigue estos consejos:

1. Realiza entre cuatro y cinco comidas al día.

2. Come despacio y mastica bien.

3. Utiliza métodos sencillos de preparación de los alimentos, con poca grasa y poca sal.

Lo más popular

4. Hidrátate mediante el consumo abundante de agua e infusiones.

5. Come todos los días algo de pan, pasta, arroz, patatas, verduras, hortalizas, fruta, leche y aceite de oliva.

6. Come legumbres, frutos secos, pescados, huevos y carnes magras dos o tres veces por semana.

7. Reduce o elimina, al menos por un tiempo, las carnes grasas, los embutidos, la bollería, los azúcares y las bebibas azucaradas.

8. No tomes alcohol.