Qué comer para ser más feliz

Mejorar tu estado de ánimo y sentirte bien es posible con una dieta adecuada. Descubre cuál.

Lo más popular

Lo que comemos, además de alimentar nuestro cerebro, como a todos los órganos del cuerpo, nos ayuda a tener mejor aspecto, a sentirnos mejor y, por tanto, a mejorar nuestro estado de ánimo y a estar de buen humor. También influye lo que bebemos. El 80% del cerebro es agua y la deshidratación aumenta las hormonas del estrés. Hay que beber no menos de 1,5 l de agua al día. Se puede tomar, además de agua, infusiones o agua con limón con algún edulcorante natural como la estevia. Evitar consumir demasiado café porque es una bebida que deshidrata.

Publicidad

En cuanto a los alimentos, optar por la avena, el bacalao, los plátanos, las patatas, el pollo y el pavo por su contenido en triptófano. Conviene reducir el azúcar blanco, ya que el organismo para utilizarlo o metabolizarlo necesita tirar de minerales como el calcio de los huesos o de vitaminas del grupo B. Por tanto, además de hacer picos de azúcar, desmineraliza y a la larga provoca irritabilidad o cambios de humor. El consumo exagerado de azúcar favorece la aparición del dolor en las articulaciones y el retraso de la cicatrización de heridas.
 

Lo más popular

Evitar grasas trans

También hay que huir de las grasas trans y no comer demasiadas grasas saturadas. Según el Dr. Daniel Amen, neurocientífico clínico, el 60% del cerebro es grasa. Y para su buen funcionamiento necesita ácidos grasos insaturados. Incluye hidratos de carbono complejos, que están llenos de vitaminas y minerales, además de azúcares de absorción lenta que sacian y evitan los picos de insulina.

Grasas buenas

Un menú, para darte alegría, debe incluir grasas buenas, como las del aceite de oliva, los aguacates, el atún, la carne sin grasa como el pollo o el pavo, el conejo, los frutos secos como la nuez o la almendra, las sardinas, la caballa y el salmón. Conviene consumir poca sal y más potasio. La sal común o de mesa retiene agua. Hay que consumir la que llevan de forma natural los alimentos. Por su parte, el potasio se encuentra en las verduras como las judías, y en frutas como el kiwi, el melón, la naranja, el plátano y el tomate.