Vida sana: aire puro en tu hogar

Si cuidas la decoración y los colores de tu casa, cuida también el aire que respiras, garantía de bienestar físico y emocional.

Sabías que el aire exterior es más limpio y saludable que el interior? Productos de limpieza, ácaros, tabaco o humedad son algunos de los factores que influyen en que el ambiente en el hogar no sea cien por cien saludable, provocando problemas respiratorios, alergias, piel sensible... Ahora que con la llegada del otoño y del invierno pasas más tiempo en tu casa, consigue un aire puro para ti y los tuyos. Te contamos cómo.
 

Publicidad

Cuida la higiene y la temperatura
•Ventila al menos 20 minutos al día para renovar el aire de todas las habitaciones.
•Utiliza productos naturales para la limpieza del hogar.
•Pasa a menudo el aspirador, especialmente si tienes moqueta y/o mascotas, y elimina el polvo.
•Evita el tabaco en casa.
•Revisa anualmente las calderas y limpia los filtros del aire acondicionado o bomba de calor.
•Mantén una temperatura de 21 o 22 grados. El exceso de calor es perjudicial.
•Pon cobertores sobre los colchones para poder lavarlos y eliminar los ácaros.
•Si eres manitas y vas a utilizar pegamentos o pinturas, realiza la actividad con una mascarilla.

Lo más popular

Benefíciate de la aromaterapia
Para conseguir un ambiente perfecto para tu hogar, utiliza aceites esenciales como ambientador, con virtudes terapéuticas. Te contamos algunas de sus propiedades.
• RELAJANTE. Clavel, enebro, naranjo, jazmín, mandarina, manzanilla, rosa, sándalo... 
• ESTIMULANTE. Canela, cardamomo, clavo, enebro, eucalipto, jengibre, lima, menta, pino, pomelo, romero...
• ANTIDEPRESIVO. Albahaca, clavel, eucalipto, geranio, hierbabuena, incienso, jazmín, lavanda, limón, mandarina, manzanilla, naranja, rosa... 
• AFRODISÍACO. Canela, cilantro, clavo, jazmín, jengibre, nuez moscada, romero, rosa, sándalo...
• BIENESTAR FÍSICO. El aceite de albahaca alivia los dolores de cabeza y los problemas respiratorios; el aceite de árbol de té tiene propiedades antiinfecciosas, antifúngicas y antivirales; el aceite de lavanda tiene propiedades antisépticas y es antipirético y el aceite de sándalo es perfecto para las pieles secas.