A salvo de la humedad

Asegúrate de que el aire de tu casa es saludable para ti y para tu familia. Vigila posibles problemas de tu vivienda y evitarás afecciones respiratorias.

Lo más popular

Tu hogar es saludable? ¿Estás segura del aire que respira tu familia en tu propia casa? ¿Hay problemas de humedad en tu vivienda? Diversos estudios demuestran la relación que se produce entre las enfermedades respiratorias y el ambiente húmedo, por lo que es fundamental mantener tu hogar a salvo de humedades.

Un aire viciado y con exceso de humedad puede provocar problemas respiratorios a toda la familia, aunque son los bebés, los niños, los ancianos, las embarazadas y las personas con problemas respiratorios las que están más expuestas.
Datos en niños y adolescentes

Publicidad

Precisamente, según datos publicados en “Diario Medicina”, de 134 adolescentes afectados por asma, bronquitis asmatiforma o bronquitis crónica, un 78 % viven en habitaciones muy húmedas; un 17 %, en habitaciones secas; y un 5 %, en habitaciones muy secas. Algo similar ocurre también con la rinitis crónica, ya que un 83 % de los casos que se detectan en niños y adolescentes son en aquellos que están expuestos a ambientes con exceso de humedad. 

Lo más popular

La humedad excesiva es el hábitat perfecto para el desarrollo de hongos, ácaros y bacterias, con los inconvenientes que supone para tu salud y la de los tuyos. Además de los problemas respiratorios, también puede desencadenar afecciones en la piel como erupciones o dermatitis atópica, acentuar las molestias en enfermos de fibromialgia y agravar los problemas reumáticos, ya que la humedad afecta a los huesos y a las articulaciones.
Aumenta el consumo energético

Los estudios ponen de relieve que una exposición prolongada en el tiempo a situaciones de humedad por encima de las recomendadas, entre un 50 % y un 70 %, afecta a la salud a largo plazo. Para hacerse una idea de esta comparativa, basta con recordar que el número de ácaros por gramo de polvo presente en el suelo es de tres en un ambiente seco frente a los 83 que se encuentran en un ambiente húmedo.

Es importante revisar tu hogar y poner freno a situaciones de humedad excesiva.

Para ello, es fundamental consultar con expertos y determinar qué tipo de humedad es la que te da problemas –condensación, capilaridad o filtraciones– y ponerle freno de forma definitiva. Además de afectar a tu salud, es un problema para la conservación de la construcción de tu casa y también para tu economía.

Estas situaciones repercuten en el consumo energético de los aparatos de calefacción, ya que aumenta con la humedad.

A tener en cuenta

• Recuerda que la ventilación natural no es sinónimo de habitaciones libres de humedades.

• El moho que aparece en zonas donde se concentra más agua, como las cortinas del baño o marcos de las ventanas, no desaparece aunque lo limpies y lo pintes.

• Los productos milagro antihumedad, como deshumidificadores o bolsas absorbentes, no son la solución definitiva.

• No es cierto que las zonas costeras tengan más riesgo de tener humedades que las zonas de interior.

• Para prevenir evita algo tan habitual como tender la ropa dentro de casa, repara las fugas de tuberías de inmediato, usa la campana o extractor al cocinar, tapa la olla cuando cuezas alimentos y, al usar la calefacción, evita que la temperatura supere los 20 o 21 grados.