El desayuno perfecto para todas las necesidades

Te damos tres propuestas para que esta comida sea perfecta para niños, para estar sano y para perder peso.

Lo más popular

Dedicar tiempo al desayuno es ganar en salud. Los niños rendirán mejor en el colegio y a los adultos les dará vitalidad. Hay que incluir todos los tipos de alimentos y prepararlos de forma variada.
 

Para adelgazar

Aunque quieras perder peso, el desayuno es muy importante para no tener cambios de humor, bajadas de azúcar o la necesidad de picar entre horas. A esa hora el estómago tiene más energía para hacer la digestión. Si no puedes desayunar según te levantas, quizá sea porque cenas tarde y mucho.

Publicidad

Tres desayunos perfectos para adelgazar son:
-Agua templada con limón. Tras diez minutos, tortilla francesa de una yema y dos o tres claras con perejil, con aguacate y semillas de chía. Y café con bebida vegetal.
-Zumo de zanahoria, manzana y apio. Pasados diez minutos, tostada integral de centeno con aceite de coco y semillas de germen de trigo.
-Infusión de ortiga verde y fruta. A los diez minutos, café con bebida de avena.
 

Lo más popular

Para estar sano

Si quieres llevar una dieta sana, varía de ingredientes cada dos o tres días.

Apuesta por panes germinados –ya que, aunque son un poco más calóricos, están llenos de vitaminas, minerales, proteínas y enzimas–; los copos de cereales y los yogures frescos y bebidas vegetales.

Tres buenas opciones son:

-Pan germinado de espelta. Bebida vegetal o leche fresca con cacao o café.
-Bol de yogur con cereales (avena, cebada, centeno, mijo, trigo sarraceno...) y frutos rojos.
-Tortitas de avena con canela. Leche fresca. Puedes añadir orejones o pasas si no tienes problemas de azúcar.

Para niños

Los productos lácteos son básicos para su crecimiento por su contenido en calcio. Puedes enriquecerlos con germen de trigo o levadura de cerveza (en pequeñas cantidades), aceite o mantequilla ecológica.

-Tres desayunos perfectos son:
-Zumo de frutas, zanahoria, manzana y pera, con semillas de sésamo, chía o lino; tostadas de pan artesano con queso y miel y leche con cacao.
-Zumo o batido de frutas con semillas de calabaza o girasol. Cork Flakes de espelta y amaranto con pasas, orejones, piñones o muesli con yogur fresco natural.
-Cruasanes caseros con mermelada y almendra rallada y leche con cacao.