Los secretos de los aceites esenciales

Aprovéchate de los beneficios de las plantas para mejorar tu estado físico y emocional.

Lo más popular

Los aceites esenciales son sustancias muy concentradas que proceden de las plantas. Es en la aromaterapia donde se usan para mejorar la salud física y emocional, gracias a sus propiedades terapéuticas. Se consideran una representación concentrada de las propiedades curativas de la planta y son muy olorosos.

Para conseguir los fines de la aromaterapia, es necesario que los aceites sean los más puros. Casi ninguno deja una mancha grasa sobre papel secante y la mayoría de las esencias son incoloras, aunque algunas (especialmente las absolutas) tienen color: verde, como bergamota; azul, manzanilla alemana; o amarillo, el limón.

Publicidad

Los aceites esenciales no son solubles en agua, pero sí en alcohol, éter y aceites fijos. Para utilizarlos en el agua del baño, se pueden diluir en leche para que no queden en la parte de arriba, lo cual puede ocasionar alergias e irritaciones. Realizándolo de esta forma, además de evitarlo, se incrementan los beneficios hasta en 100 veces.

Destacan sus propiedades. Todos promueven el aumento de células nuevas y sanas. Algunos son antibióticos; otros, potenciadores del sistema inmunitario. Tienen acción bactericida y antiséptica y actúan como antidepresivos o expectorantes.
Los hay estimulantes como el árbol de té, eucalipto, naranjo amargo, cilantro, citronela, menta y mandarina. Otros tienen propiedades digestivas como el de albahaca, canela, ciprés, palmarosa, orégano... Y también los hay que tienen acción relajante, como incienso, mirra, sándalo, cedro...

Lo más popular

Cómo usarlos

Podemos aplicarlos sobre la piel mezclándolos con aceites de almendras base (50 ml de aceite base por unas 10 gotas de aceite esencial) o poner unas gotas a la crema para el cuerpo. En caso de infecciones o caspa, mezclarlos con una base alcohólica (dos cucharadas alcohol por dos gotas de aceite). Podemos usar para enjuagues el de clavo, manzanilla o salvia en caso de gingivitis o aftas (tres gotas en la infusión sin tragar el agua). También podemos ponerlos en un esenciero.