Para vivir bien, hay que dormir mejor

El patrón del sueño cambia con los años y no es malo, solamente distinto. Hay que tenerlo en cuenta para amoldarnos a él y conseguir dormir lo suficiente y que, además, el sueño sea reparador.

Lo más popular

Quien duerme bien vive mejor. El Dr. Estivill lo explica así:''Dormimos para estar despiertos''. Sin embargo, muy a menudo se nos olvida que primero debemos dormir bien para después estar al cien por cien. Un tercio de la población tiene dificultades para dormir y, según las encuestas, la gran mayoría de los adultos querría dormir mejor. Hay que recordar que cuando dormimos mal o decimos que ''no hemos pegado ojo en toda la noche'', no es cierto. Muchas de las veces soñamos que no dormimos, de ahí nuestra sensación. También solemos tener la sensación de haber pasado horas despiertos cuando apenas fueron minutos. Pérdida de memoria y trastornos en la dieta La falta de sueño es uno de los problemas que facilitan la pérdida de memoria, por eso debe cuidarse desde una edad bien temprana, ya que el sueño consigue fijar los recuerdos. En el mercado existen productos con componentes como la melatonina o la pasiflora que ayudan a conseguir un descanso reparador. Y es que dormir bien ayuda a estar sano, y es fundamental también para la dieta. Las investigaciones señalan que dormir poco perturba las hormonas que regulan el apetito, por eso cuando no se duerme se produce un cambio hormonal que aumenta el apetito y la ingesta de calorías.

Publicidad

¿DUERMEN POCO NUESTROS HIJOS?
En la preadolescencia se duerme en torno a nueve horas. Es preocupante la falta de sueño de los escolares, que se duermen en las aulas entre cinco y siete veces por semana. Médicos y científicos han pedido que los institutos comiencen a las 10.00 h para adaptarse así al sueño de los adolescentes. Sin embargo, otros piensan que el problema no está en la hora a la que se levantan, sino a la que se acuestan. Se ha demostrado que duermen dos horas menos de lo que se aconseja. Lo que ocurre es que en la pubertad la vigilia llega más tarde de forma natural y no por hábitos.

Lo más popular

Bebés y adultos

Un bebé duerme alrededor de dos tercios del día, es decir, 16 horas. En cuanto comienza la edad escolar, se duerme alrededor de diez. En la preadolescencia, en torno a las nueve horas. Después, con la edad, va disminuyendo a siete o siete horas y media. Y es que, cuando somos adultos, pese a que por tradición decimos que dormimos ocho horas, difícilmente se consigue ese patrón. Una persona de 70 años duerme entre cinco y seis horas y de manera fragmentada porque el patrón del sueño cambia.

Higiene del sueño

Tenga en cuenta los siguientes puntos para que sus horas de sueño sean productivas:
•Conviene tomar un baño caliente dos horas antes de ir a la cama.
•La lectura antes de dormir es útil siempre que su contenido no sea laboral, ya que la cama no puede ser un centro de trabajo.
•Es bueno levantarse todos los días de la semana a la misma hora.
•Si se hace ejercicio físico, que sea varias horas antes de acostarse.
•Es aconsejable esperar un par de horas después de la cena para dormir.
•Evite excitantes como el café y no se acueste con hambre ni demasiado lleno.