Que el otoño no te cambie el ánimo

Para que esta estación no afecte a tu estado anímico, te traemos saludables y optimistas consejos

Lo más popular

Cuando llega el otoño, el número de consultas por trastornos afectivos aumentan, ya que nuestro organismo responde de manera automática a estímulos exteriores como el calor y las horas de luz solar. Hay que sumarle, además, factores psicológicos y sociales como la rutina del trabajo.

El síntoma principal de este cambio de ánimo es un descenso de energía que te da la sensación de haber perdido la capacidad de disfrutar, te trastorna el sueño, te hace perder el apetito e incluso hace que te sientas triste.
 

Publicidad

Duerme bien y ríe mucho

Mantener un correcto patrón de sueño es fundamental para estar animado. Para ello:

1. Duerme de forma regular.

2. Lleva un ritmo de actividad normal.

3. Es recomendable hacer ejercicio físico todos los días. Si lo haces, no olvides ingerir un 60 % de hidratos de carbono, un 15 % de proteínas y un 25 % de grasas.

Además, para tener una actitud optimista no te olvides de que reír es muy sano. Los beneficios de la risa son muchos, entre otros:

Lo más popular

1. Facilita la circulación, con las consiguientes ventajas de un riego correcto y abundante.

2. Después de la tensión de la risa, sobreviene una especie de relajamiento muy satisfactorio.

3. Dispone al ánimo para adquirir una perspectiva de la vida más optimista.

4. Por último, tiene un gran poder de comunicación con la gente que te rodea.

Evita el cansancio

El cansancio puede tener su origen en una falta de nutrientes esenciales, por eso hay que tomar una serie de medidas dietéticas: 

•No olvides tomar suplementos de magnesio, un mineral que elimina toxinas y ayuda a llenarte de energía. Contribuye a que funcionen bien los huesos y mejora las actividades nerviosas. Los hay con colágeno, ideales para huesos y articulaciones ya que contribuyen a eliminar la fatiga y el cansancio.

•Alimentos que dan vitaminas del grupo B, como verduras de hoja verde, pimientos, tomates, carnes...

•Los alimentos ricos en hierro, como la carne roja, las legumbres y el pescado azul son necesarios. 

•Aporta vitamina C con frutas como la naranja, que permite una mejor absorción del hierro.

•Es mejor hacer cuatro o cinco comidas pequeñas que dos copiosas.

Toma vitaminas

Para evitar un déficit vitamínico, debes aportar a tu organismo las siguientes vitaminas básicas:

•La B1, o tiamina, que se encuentra en el arroz integral, la levadura de cerveza, el germen de trigo y la soja.

•La B3, llamada niacina, la tienes en pescados, huevos, levadura de cerveza, cereales integrales y aves.

•La B6 se encuentra en cereales, mejillones y en otros mariscos como gambas y langostinos.

•La B12, que la aportan el pescado y los productos lácteos.