Salud: controla tu alimentación en Navidad

En estas fechas proliferan las comidas y las cenas, por lo que nuestra dieta se ve afectada por el incremento del consumo de dulces, mariscos y carnes.

Lo más popular

Con la llegada de las vacaciones navideñas, nuestra alimentación varía. Comemos más carne de la debida, aumenta el consumo de mariscos congelados... y las calorías se disparan a causa de los dulces típicos, como el turrón y los polvorones.

En esta época, los hábitos alimenticios cambian, se acumula grasa corporal y el peso aumenta. Hay que tener cuidado porque suelen subirse entre uno y dos kilos durante esta temporada.

Publicidad

Uno de los errores más comunes es la falta de moderación, comer mucho y beber en exceso.

Sin embargo, durante el resto del año, los españoles nos mantenemos en los límites recomendados. Según una encuesta realizada por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), la ingesta de productos cárnicos, incluidos los embutidos, llega a 164 gramos por día. En cuanto al pescado, cumplimos con las normas saludables, ya que ingerimos 3,8 raciones por semana. Comemos pocos hidratos de carbono, por lo que deberíamos aumentar el consumo de cereales, preferiblemente integrales. Actualmente, consumimos 3,3 raciones por persona y se recomiendan entre cuatro y seis. En la fruta llegamos a la cantidad mínima recomendable.

Lo más popular

Cumplimos correctamente con el consumo de verduras pero deberíamos aumentar el de hortalizas. En cuanto a las legumbres, cumplimos con las recomendaciones de comer casi dos raciones por semana, pero hay un 5% de la población que nunca las consume.

Los hábitos
Sólo el 6,5% de los encuestados no ha comido fuera de casa en el último año. El 47% lo hace entre dos y ocho días al mes, y casi el 21% entre nueve y 22 días al mes.

Además, un 22,2% de mujeres y un 17,47% de hombres han estado a dieta recientemente. En esta misma línea, el 17,57% manifiesta que consume o ha consumido algún tipo de suplemento vitamínico-mineral o producto nutricional. También hay que tener en cuenta que es muy posible que, con la agudización de la crisis, estas cifras hayan variando.

La dieta
Consumimos, de media, 2.754 Kcal. por persona y día, pero con mayor consumo de proteínas y grasas del que deberíamos y con menos ingesta de hidratos de carbono. Si las grasas deben aportar un 25% de las calorías, en nuestra dieta nos proporcionan más del 40%. Y las proteínas también están en exceso, en detrimento de los hidratos de carbono. Casi el 40% de esas 2.754 calorías nos llega de cereales y grasas. El 12% nos lo aportan productos cárnicos, mientras los pescados y mariscos no llegan al 3%. En Navidades aumenta el consumo de mariscos congelados y se equilibra un poquito la balanza. Pero también se incrementa el consumo de dulces y, en consecuencia, aumentan las calorías ingeridas.

Agua y actividad física
Consumimos por persona y día unos cinco vasos. El agua procedente de toda la ingesta (fruta, café, leche, infusiones, sopas, etc.) supera los dos litros. El 61% del consumo se corresponde con agua suministrada por las redes locales de distribución, mientras que el resto son aguas embotelladas. Pero nos movemos poco. Casi la mitad de la población no realiza ejercicio y el 47% camina menos de media hora al día en sus desplazamientos.

Recomendaciones
La agencia de Seguridad Alimentaria sugiere:
• Aumentar el consumo de cereales, frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos, de los cuales se ingieren menos raciones de las debidas.
• Moderar la ingesta de azúcares, ya que pueden favorecer el sobrepeso, la obesidad y las caries.
• Controlar el consumo de carnes grasas, embutidos y bollería, para disminuir las grasas saturadas y reducir el nivel de colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
• Mantener una adecuada hidratación mediante el consumo de agua, infusiones, zumos de fruta, caldos, etc.
• Practicar diariamente ejercicio físico moderado y ajustar la ingesta de alimentos de acuerdo al nivel de actividad.
• Seguir la alimentación mediterránea, que es un modelo rico, variado y saludable, así como un patrimonio de la cultura de todos los pueblos de España.