Psicología: ¿Por qué no puedo romper con él?

Poner fin a una relación es muy doloroso, pero a veces, cuando te resulta imposible, el problema no es romper con la otra persona, sino hacerlo contigo misma y afrontar tus debilidades.

La mayoría de las personas que no pueden romper una relación acabada es porque no consiguen librarse de alguno de estos nudos:

Falta de autoestima, que te hace pensar que eres la culpable o que nadie volverá a interesarse por ti porque no vales lo suficiente. Esta sensación es subconsciente y primero tienes que superarla.

El miedo a la soledad, un miedo silencioso que te hace dependiente y te impide ver que es peor el daño de una relación desafortunada que empezar de nuevo.

Publicidad

La idealización. A veces el amor da una imagen que no se corresponde con la realidad. Pensamos y esperamos que las cosas cambien, aunque eso no es probable.

El vínculo patológico. Cuando uno de los dos o ambos han sufrido carencias afectivas, entra en juego el chantaje y con él la agresividad. Se acepta el sufrimiento como merecido.

Lo importante es levantarse
El hecho de no admitir el fracaso puede ser un obstáculo para romper. Quizá no haya culpables en la mala relación pero te equivocaste y el orgullo no te deja reconocerlo. En esto tiene mucho que ver el qué dirán, la familia, los amigos... Lo fundamental es enfrentarse con valentía al fracaso y saber aceptarlo. No importa caerse, lo importante es levantarse.