Cuidado con la digestión

Los cambios bruscos de temperatura en nuestro organismo provocan los conocidos como 'cortes de digestión'.

Lo más popular

Los "cortes de digestión" son uno de los problemas más frecuentes que puedes tener en esta época del año, el verano. Sin embargo, la digestión no "se corta" aunque no esperemos a las tres horas para darnos un baño.

Su nombre real es hidrocución y se trata del shock que se produce cuando el organismo cambia bruscamente de temperatura. Los factores que lo favorecen son tomar el sol en exceso o sudar mucho o hacer un esfuerzo físico intenso antes de meterse al agua. En todo caso, nunca hay que meterse al mar o la piscina de golpe.

Publicidad

Otro problema: la otitis
Frecuente es también la "oreja de nadador", también conocida como "otitis de las piscinas".

Se produce en piscinas con agua contaminada o con exceso de cloro. El propio baño, la ducha posterior y un deficiente secado son los que permiten que la humedad macere la zona abonando el campo para la acción de los gérmenes.

Este problema se manifiesta con un dolor fuerte que aumenta cuando se mueve la oreja y con la supuración.

Lo más popular

¡Atención, medusas!

Las aguas calientes favorecen que proliferen las medusas y, además, benefician su reproducción. La mayor población de las costas en esta época del año aumenta los vertidos en el mar y, por tanto, el zooplancton, que es, precisamente, de lo que se alimentan. Debes tener claro, sin embargo, que las medusas no atacan. Éstas tienen un fuerte poder urticante en sus tentáculos y, aunque estén muertas, es mejor no tocarlas, pues dicho poder persiste. Si hay aviso de medusas, no te pongas en las zonas donde rompen las olas, que es donde se suelen acumular.

Si te pica... ¿Qué hacer?

1. No te frotes la zona afectada, es un error tratar de rascarse con arena o con una toalla.

2. Mójate con agua salada, no utilices ninguna otra sustancia y acude a un puesto de socorristas más cercano.

3. Con unas pinzas, quita los restos de los tentáculos de la medusa, si es que se han quedado pegados. Cuando se te calme el dolor, ponte desinfectante.

4. No te pongas agua dulce, ya que reactiva el poder urticante de la medusa. Tampoco te eches vinagre.

5. Un calmante sencillo y útil es una bolsa de hielo.

6. En los días siguientes, no te puede dar el sol en la zona.