Claves para dormir bien

Más de la mitad de los españoles tiene dificultades para conciliar el sueño. ¿Y tú? Toma nota de nuestros consejos para volver a dejarte caer en los brazos de Morfeo.

Lo más popular

Cansancio, somnolencia, mal humor, dificultad para concentrarse... Más de la mitad de los españoles, con dificultades para dormir, han sufrido alguno de estos síntomas. El mal dormir se asocia con enfermedades cardiovasculares, accidentes de tráfico, laborales y domésticos y problemas físicos y psicológicos. Y es que un descanso reparador es tan importante como comer. Podemos morir antes de falta de sueño que de falta de alimentación.

Publicidad

Los problemas de sueño han aumentado notablemente en los últimos años por el estrés, la incertidumbre y las depresiones. Hasta un 30% de los adultos padece insomnio por causas laborales.  

Si por un motivo u otro, tienes dificultades para conciliar el sueño, toma nota de las siguientes claves:

Ejercicio físico regular.
Realizar deporte de manera regular es de gran ayuda para el insomnio, pero deben evitarse actividades físicas extenuantes muy cerca de la hora de irse a dormir.

Lo más popular

Evita cenas copiosas.
La última comida del día debe realizarse dos horas antes de irse a la cama y ser ligera para evitar la pesadez.

Adiós a los excitantes.
Controla la ingesta de cafeína, alcohol y tabaco según se vaya acercando la hora de irse a dormir. El peligro del tabaco y el alcohol es que, si bien al principio te puedes dormir más rápidamente, luego se interrumpe el sueño.

Mantén unos horarios.
En la medida de tus posibilidades, procura mantener una rutina antes de irte a dormir: fijarte un horario para realizar las mismas actividades y acostarte siempre aproximadamente a la misma hora. Los días de descanso, date un margen de una hora más, pero no mucho más. 

Reduce el estrés.
No consultes tus problemas con la almohada. Para evitarlo, dedica unos minutos antes de dormir para relajarte, con meditación o respiración lenta y profunda; date también una ducha caliente y dedícate unos minutos a ti.

Evita las siestas.
Y si no puedes evitar esa cabezadita tras la comida, que no dure más de 20 minutos.

Prepara el entorno.
Ten una habitación limpia y ventilada, con un colchón adecuado, y evita aparatos electrónicos en ella: televisión, móvil, ordenador... Ve a la cama exclusivamente cuando tengas sueño.

Si te desvelas...
Empieza recordando imágenes que te evoquen calma; si no, es preferible que te levantes a que des vueltas en la cama. Eso sí, hazlo para irte al salón con una luz tenue y no te pongas a ver una película de mucha acción.

DULCE SUEÑOS CON ESTIVILL
El doctor Eduard Estivill, autor de todo un clásico para los padres, “Duérmete, niño”, ha seguido investigando en el campo del sueño para mejorar la vida de niños y adultos. Para los más pequeños ha escrito “¡A dormir!” (ed. Plaza&Janés). También se ha metido en los problemas de insomnio de los adultos y ha publicado “Que no te quiten el sueño” (ed. Planeta).