17 claves para comer sano fuera de casa

​Tanto si es verano y estás de vacaciones aprovechando tu momento de descanso, como si tu jornada laboral te obliga a comer en restaurantes casi todos los días, cuidar la línea será "pan comido".

Lo más popular

Muchas veces pensamos en los restaurantes como en los enemigos número 1 de nuestra dieta. Ya sea porque es verano o porque nuestra jornada laboral así lo requiere, comer en restaurantes forma parte de nuestra rutina. Esto no nos da carta blanca para dar rienda suelta a nuestra gula con la justificación de que no podemos comer tan sano como cuando cocinamos en casa, por eso, expertas en nutrición como Patricia Pérez nos dan algunos consejos para que pidamos correctamente en cualquier restaurante, cuidando nuestra salud y nuestra dieta.

Publicidad

1. No llegues al restaurante con mucha hambre. Toma un rato antes algún snack saludable.

2. Si no puedes renunciar al pan, ponte un trozo a tu lado y no repitas.

3. Pide que las salsas te las sirvan aparte en lugar de que vayan acompañando al alimento, así podrás controlar mejor la cantidad que te sirves.

4. Comparte tu plato principal. No tener tanta comida delante no te obligará a terminártelo todo.

Lo más popular

5. Si sabes que las raciones de este restaurante son demasiado grandes, pide un entrante sólo como único plato.

6. Pide platos que contengan alimentos saciantes. Piensa que un alimento, cuanto más fácil de digerir es, menos tiempo está en el estómago y menos sacia.

7. Huye del alcohol y bebidas con gas.

8. Si tomas pizza, que sea de vegetales, no de queso.

9. Piensa de verdad en lo que vas a comer y no piques lo primero que pongan en la mesa.

10. Procura no beber demasiado durante la comida, y menos bebidas frías.

11. No pedir los alimentos a la plancha. En los restaurantes, las planchas están a altísimas temperaturas. Esto desnaturaliza los alimentos.

12. Opta por platos de cuchara, estofados, al vapor o al horno, mucho más saludables que los alimentos fritos.

13. Si mezclas almidones con proteínas, debes masticar muchísimo, ya que los dos tipos de alimentos a la vez impiden una digestión eficaz, lo que te hará sentir más pesada e hinchada.

14. Si comes pastas, arroces o patatas, no uses vinagre ni salsas de tomate. Estos dos aderezos son de naturaleza ácida y destruyen la pitalina, una ezima indispensable para que la digestión de los alimentos comience ya en la boca. Si no actúa, tu estómago tendrá un trabajo extra.

15. Empieza tu comida con algún alimento crudo. Está demostrado que así no suben los glóbulos blancos.

16. No debes mezclar demasiados ingredientes. Es mejor repetir un plato con dos o tres ingredientes que comer demasiados alimentos diferentes a la vez.

17. Lo mejor para terminar es una infusión, ya que son depurativas y ayudan a la digestión.

Con estos consejos ya estás lista para comer fuera de casa sin que afecte a tu línea.