Vida sana: refuerza tus defensas

Dile adiós a los virus con una alimentación variada y rica en vitaminas y minerales. Sigue nuestros consejos y te sentirás más fuerte y llena de energía.

Si estás ya acusando el largo invierno, te notas más debilitada  y dejas un virus para coger otro, estás baja de defensas. Sigue nuestros consejos para reforzarte por dentro y ¡se notará por fuera!
 

Vitamínate
Una alimentación rica en vitaminas aumenta las defensas. Además de la vitamina C, que encontrarás en naranjas, limones, kiwis, fresas, pomelos, cebolla y pimientos; no olvides tomar alimentos con vitaminas del grupo B (cereales integrales, frutos secos y verduras, como espinacas) y del grupo A (zanahoria, berros, calabazas, tomates y espárragos).

Publicidad

Otros alimentos
Aumenta también el consumo del ajo, un antibiótico natural; jalea real, miel, aceite de oliva, y alimentos ricos en hierro (hígado, carnes, pescado y huevo), zinc (mariscos  y legumbres) y selenio (frutas y verduras).

Plantas medicinales
Además de la alimentación, en el herbolario o parafarmacia encontrarás plantas que fortalecen el sistema inmunitario, como equinácea, uña de gato, espirulina, ginseng y muérdago.
Si, además, reduces las grasas en la dieta, tu alimentación será tu gran aliado para fortalecerte.

Lo más popular

También es recomendable
Además de una dieta rica y variada, para fortalecer el sistema inmunológico, se recomienda:
•No abusar de antibióticos.
•Hacer ejercicio regular.
•Darse baños que alternan agua fría y caliente, que estimulan la circulación y fortalecen el organismo.
•Dormir el número suficiente de horas.
•Evitar el estrés, con ejercicios de relajación y respiración profunda.

...y las de los peques
También puedes hacer mucho por reforzar las defensas de los pequeños:
•Apórtale una alimentación rica y variada, evitando el exceso de sal, azúcar y grasa saturada.
•Si puedes, apuesta por la lactancia.
•Si necesita un aporte extra, la jalea real es muy beneficiosa. Consulta a su pediatra.
•No lo abrigues en exceso.
•En casa, pon la calefacción moderada.
•Evita cambios bruscos de temperatura.
•Mantén el aire limpio, ventilando bien.
•Enséñale higiene, a lavarse manos.
•Haz que duerma sus horas.