¡Ay, qué dolor de espalda!

​Ocho de cada diez españoles tienen molestias de espalda, y es la primera causa de dolor de nuestro país. Aprende a prevenirlo.

Lo más popular

El mayor grupo de riesgo de tener dolores de espalda es la población entre 30 y 50 años, como asegura Ramón Sánchez-Ocaña. Nadie se libra de sufrir algún episodio de dolor. Y es que cada vez más personas trabajan ante la pantalla de un ordenador. Y esto nos lleva a adoptar posturas inadecuadas. Debemos aprender a sentarnos y a colocarnos ante la pantalla. No permitimos que los respaldos de los asientos cumplan su función; es decir que sirvan de apoyo. Hay que insistir en la importancia de apoyar la espalda para evitar problemas.

Publicidad

Levantando peso

Para levantar peso no se debe flexionar la espalda. La espalda no es una grúa. Son las piernas las que deben soportar la carga, no la columna. La razón es simple: la carga es igual al peso por la distancia. Levantando un peso inclinándonos un poco para recogerlo es forzar la situación. Un peso de 20 kilos, cogido mal, hace una carga de 340 kilos.

La recuperación

Creemos que si sentimos dolor en una articulación, movernos va a empeorar la situación. "Y no es verdad", nos explica la fisioterapeuta Carmen Bando. Puede doler, pero hay que moverse, poco a poco y de manera progresiva; es esencial para la recuperación. Un dolor articular no pide necesariamente reposo. Bando dice tajante: "Contra el dolor de espalda, concluye, movimiento e higiene postural".

Lo más popular

Refuerza la mosculatura

La Fundación Kovacs, especializada en los problemas de columna, recomienda:

Mantente activa y evita estar todo el día sentada. Si no, perderás fuerza en la musculatura de la espalda y aumentará el riesgo de dolor. Haz ejercicio habitualmente. Cualquier ejercicio es mejor que ninguno.

Calienta los músculos antes de hacer ejercicio y estíralos al terminar. Si te duele la espalda, no te derrumbes. Es muy probable que se deba a que tus músculos no están trabajando bien. Evita el reposo, lleva una vida lo más normal posible.

Higiene postural Debemos vigilar la forma de sentarnos ante el ordenador. Hacerlo lo más atrás posible en la silla y apoyarnos en el respaldo. Mantener la espalda relativamente recta y los brazos o codos apoyados. Cambiar de postura y levantarse cada 45-60 minutos (aunque sólo sea para dar unos pasos). Si vas a estar leyendo mucho tiempo seguido, usa un atril. Si usas el ordenador de manera prolongada, coloca la pantalla frente a los ojos y a la altura de la cabeza.