Revísate la vista cada dos años

Con el uso diario de la tecnología en el trabajo y en el ocio, los expertos recomiendan una revisión oftalmológica cada dos años.

Lo más popular

Mediante las revisiones en el especialista podemos controlar nuestra salud visual. Abordamos las afecciones más frecuentes asociadas a la vista, como nos cuenta Ramón Sánchez-Ocaña.

-Cataratas. El cristalino se va volviendo opaco y la visión se hace borrosa. Un primer síntoma es que con más luz, ves peor; y con iluminación media, ves mejor. Y un síntoma inequívoco: poco antes de sufrir la catarata, el ojo se hace ligeramente miope. La operación de cataratas es sencilla y rápida. En la misma intervención, se pueden implantar lentes intraoculares.

Publicidad

-El glaucoma. Produce una ceguera perfectamente evitable. Entre la córnea y el cristalino, hay un líquido de limpieza y lubrificación que se elimina constantemente. Por alguna circunstancia, el canal de salida se bloquea. Se produce un aumento de ese humor y, por tanto, mayor presión. Ese aumento de presión interrumpe el flujo de sangre al nervio óptico que, entonces, queda sin riego. Los ojos, aunque miren, no pueden transmitir la imagen al cerebro. Por eso, es muy importante revisar la tensión ocular, que no guarda relación con la tensión arterial.

Lo más popular

-Desprendimiento de retina. La retina es la capa más interna del ojo. Si la retina se despega, deja de recibir sangre, y por tanto, se atrofia y pierde su función. Es el desprendimiento. El primer aviso de un desprendimiento es la visión de estrellas. Son los fosfenos. En ese momento, el desprendimiento de la retina es todavía evitable.

La presbicia y los síntomas de la vista cansada

La presbicia es la pérdida del poder de acomodación del ojo. El sistema de enfoque, a base de músculos, va perdiendo capacidad. Al principio, lo paliamos estirando el brazo y alejando el libro de nuestros ojos, pero poco a poco no tenemos más remedio que acudir a las gafas y cada vez con mayor graduación. La gran mayoría sufre la presbicia como algo absolutamente normal y acude a las correcciones para poder tener una buena visión. Se reduce de forma notable el campo visual.

En los niños. La primera consulta, a los 3 años

-Es importante llevar a los niños, a partir de los 3 años, a una primera revisión oftalmológica para diagnosticar a tiempo cualquier problema. Sobre todo, si hay antecedentes familiares de estrabismo, astigmatismo, etc.

-En algunos casos un problema de visión puede conllevar un bajo rendimiento escolar. Por eso es recomendable mantener las revisiones anuales hasta que el niño cumpla 8 años. Y cada dos años hasta la mayoría de edad.