Psicología: ser un buen padre

Cada día es mayor la presencia del padre en el hogar. Quizá por eso, ahora, ser un buen padre requiere un poco más de paciencia pero a cambio de esfuerzo tendrás muchas satisfacciones.

A ser padre se aprende, lo mismo que a ser madre, la única diferencia es que al hombre a veces parece que le da miedo o vergüenza expresar su ternura. Para ser el mejor padre lo mejor es olvidar tabúes y seguir estas reglas:

1. Dedicación. El tiempo que puedas dedicar a tu hijo hazlo a fondo, establece vínculos.

2. Ternura. Los abrazos, los besos, los juegos… son ternura y no está reservada al sexo femenino. Tu hijo necesita todo eso de ti para sentirse querido y protegido. Libérate de la vergüenza y entrega todo tu cariño.

Publicidad

3. Confianza. La confianza es fundamental en vuestra relación. El mejor apoyo para tu hijo es saber que lo valoras, que lo aceptas tal como es y te sientes orgulloso. En resumen, que tú confías en él. Los padres que no actúan así, sólo están transmitiéndole a su hijo su propia inseguridad.

Tú siempre serás un modelo para tu hijo, en cada momento de su desarrollo aprenderá de tus actos, de tus palabras y sobre todo de tu respeto. Si quieres ser un buen padre, trata de ser un buen hijo y un buen compañero con tu pareja, así tu ejemplo te convertirá en el padre que cualquiera hubiese querido tener.