El aumento de las alergias y los antibióticos

El constante aumento de alergias en niños puede tener relación con el uso temprano de antibióticos, según diversas investigaciones.

Lo más popular

Nueva llamada de atención sobre el abuso de los antimicrobianos. Varias investigaciones señalan que la exposición de los niños a los antibióticos puede ser la causa directa del desarrollo de alergias. Parece ser que estos fármacos, además de modificar la capacidad de producir anticuerpos, alteran los microorganismos de nuestro intestino. Y ésa es la razón por la que pueden incrementar el riesgo de reacciones alérgicas. Este aumento es significativo cuando el uso del antibiótico se realiza durante los dos primeros años de vida.

Publicidad

Otro problema son las resistencias. En la ONU, los 193 estados miembros firmaron un plan de acción contra la amenaza de las resistencias creadas por el abuso de antibióticos. Según la ONU, en 2050 morirá más gente por resistencia bacteriana que por cáncer.

Los gérmenes asediados por los antimicrobianos buscan su supervivencia y sólo tienen dos caminos: o adaptarse o morir. Los que sobreviven son portadores de los genes de resistencias. Así se desarrollan los microorganismos resistentes, que no pueden ser vencidos por un tratamiento clásico.

Lo más popular

Inicialmente, las bacterias resistentes pueden pasar de una persona a otra contagiando la infección. Pero, además, por su rápida multiplicación, pueden transferir los genes resistentes a otras cepas. La OMS hace un llamamiento para el uso responsable de los fármacos.

Las bacterias: cada vez más resistentes

¿Cómo surgen cepas resistentes? Cuando nos prescriben un tratamiento antibiótico casi nunca lo completamos. Nos sentimos bien y dejamos de tomarlo. Así alteramos la ecología de las bacterias y les damos capacidad para desarrollar resistencias. Por ejemplo: los estafilococos eran sensibles a la penicilina en 1941. Hoy, la penicilina apenas puede con el 5% de los gérmenes. El neumococo tiene un 40% de resistencia a las penicilinas y el hemophilus, un 35%. Ya hay una salmonella resistente a 5 antibióticos.

Uso inadecuado del fármaco

•La primera consecuencia es el fracaso terapéutico y, por tanto, la prolongación de la enfermedad. Los antimicrobianos iniciales, al no ser efectivos, deben ser sustituidos por otros más potentes, por otras vías o de mayor coste.

•Recuerda que interrumpir el tratamiento prematuramente es lo que crea, quizás, el mejor entorno para que los agentes infecciosos puedan desarrollar las resistencias.

•Los antibióticos son inútiles contra los virus. Hay que tomarlos sólo bajo prescripción médica.