Psicología: los hijos y el botellón

El botellón y, en general, el consumo de alcohol por parte de los jóvenes, es una realidad alarmante de la que algunos padres prefieren no enterarse. Tu hijo puede ser uno de los miles de adolescentes que consumen alcohol a causa de la permisividad y de la presión del entorno que frecuentan. Estos chicos beben para ligar y desinhibirse.

Toma conciencia del problema si crees que tu hijo puede estar en peligro. No te relajes con la edad. Diversos estudios concluyen que la edad media a la que empiezan a beber los chicos son los 13,7 años. Esto significa que algunos empiezan incluso antes de los trece. La gran mayoría de los padres creen que lo hacen después de los quince.

El exceso de tolerancia es evidente. El 53,7% de los padres saben y permiten que sus hijos beban. El alcohol está demasiado presente en nuestra vida y está comúnmente aceptado que a muy pronta edad se pruebe en fiestas.

Publicidad

Beber ocasionalmente también es perjudicial. Beber sólo el fin de semana afecta negativamente al desarrollo físico y psíquico de los adolescentes. El 15% de la población tiene una predisposición genética a desarrollar alcoholismo que puede despertar a estas edades.

Afronta la realidad
Los padres debemos tomar conciencia de los riesgos que supone el alcohol y vivir engañados. No caigas en la trampa. Si tu hijo llega borracho no es porque no está acostumbrado o le ha sentado mal. Afronta la realidad, ayúdale y, si es necesario, infórmate y busca ayuda.

Los programas profesionales dan excelentes resultados.