Protégete de los virus de forma natural

​Cuida tus defensas con hábitos saludables y mantén a raya los procesos víricos típicos del otoño, como gripe, gastroenteritis, catarros y resfriados.

Lo más popular

La caída de las temperaturas en otoño, las tareas del día a día y el exceso de trabajo pueden bajar nuestras defensas. Si a esto le unimos la proliferación de virus, que son de lo más contagiosos, es muy frecuente coger un catarro o una gripe. Según el quiropráctico experto en nutrición y autor de "Tú eres tu propia medicina", Ata Pouramini, unos consejos sencillos te ayudarán a mantener los virus a raya.

Publicidad

Trata de descansar. Invierte cada día en el descanso físico y mental y en tiempo libre. Te ayudarán deportes como el yoga, pilates y la meditación.

Restringe de tu dieta las grasas saturadas y los azúcares, causantes del sobrepeso. El exceso de azúcar desequilibra la flora intestinal, fundamental en el sistema inmunológico.

Refuerza el desayuno, ya que es la primera comida del día. Incluye proteínas de alta calidad (el huevo, rico en vitamina D) y cereales integrales. La vitamina C (kiwis, pomelo) es antioxidante y constituye un refuerzo natural contra los virus.

Lo más popular

Incluye pescado azul con Omega 3 (boquerón o atún), que favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

El estrés provoca una bajada de defensas

El estrés es una de las principales causas de la bajada de defensas. Los horarios frenéticos, el exceso de responsabilidades y la conciliación familiar pueden generar episodios de estrés y ansiedad. Un sistema inmunológico débil puede favorecer un proceso vírico en nuestro organismo.

El sueño como elemento reparador

Dormir las horas que necesitamos es clave para recargar las pilas diarias. Una buena higiene de sueño, que favorezca un descanso reparador, nos ayuda a mantener fuerte nuestra salud física y mental. En adultos, lo ideal es dormir 8 horas.

La ansiedad digital perjudica la salud

La ansiedad digital también afecta de forma negativa. El quiropráctico Pouramini señala el impacto negativo que supone para nuestra salud integral estar durante horas mirando nuestros dispositivos tecnológicos –ya sea ordenador, portátil, tablet o smartphone– comprobando mensajes o fotos y visitando nuestros perfiles en redes sociales.