Respira un aire más limpio

Cuatro de cada cinco personas han respirado aire contaminado por ozono en España en lo que va de año.

Lo más popular

Los datos, procedentes de un informe de Ecologistas en Acción, están ahí: 37 millones de personas han respirado en España aire contaminado por ozono en la primavera y verano de este año.

En Madrid, debido al aumento de la polución, se activó en noviembre el escenario 2 que dicta el protocolo en este caso, que obliga a reducir a 70 Km/hora la velocidad en los accesos a la ciudad y prohíbe aparcar en el casco urbano a los no residentes. Las estaciones medidoras registraron durante 2 días consecutivos más de 180 microgramos de dióxido de nitrógeno (NO2), lo que superaba lo recomendado por la OMS. Si empeorara la calidad del aire, se activaría el escenario 3, que prevé restringir el tráfico a la mitad: es decir, coches con matrículas pares o impares según el día. El Ayuntamiento, además, estudia cerrar el centro de Madrid a los vehículos de los no residentes y restringir el uso del coche privado. Lo que implica que en la 'almendra central' se eliminaría la zona azul en favor de la verde (residentes). Se trata del Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, que entraría en vigor en 2017.

Publicidad

En Cataluña, la contaminación es también un debate abierto. Según estudios de 2015, 40 municipios cercanos a Barcelona y la propia capital registraron niveles de NO2 y de partículas en suspensión superiores a los recomendados. El Ayuntamiento barcelonés se ha propuesto como objetivo, de aquí a 2018, reducir en un 21 % el uso del coche privado con el fin de ir hacia un modelo de ciudad más sostenible y lograr una mejor calidad de vida de los vecinos.

Lo más popular

La bici como un medio de transporte. Cada gesto suma. Caminar, ir en bici en los desplazamientos diarios dentro de la ciudad y usar el Metro, el tren de Cercanías o el bus contribuyen a reducir las emisiones de dióxido en el aire y a controlar la polución. También ayuda hacer un consumo responsable de la calefacción, el gas y la electricidad.

La contaminación en el aire tiene un efecto negativo en el desarrollo del feto, así como un empeoramiento en las vías respiratorias, alergias y asma en los niños. Además, según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, la polución medioambiental reduce la tasa de fertilidad y aumenta el riesgo de aborto.

Según estudios, vivir en un entorno contaminado puede favorecer la hipertensión y los accidentes cardiovasculares en mayores. La polución atmosférica agrava los síntomas de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer. El ozono reduce la función pulmonar.