No dejes que la báscula pase factura

​Las comidas de diciembre nos dejarán entre 2 y 3 kilos de más. Evita los excesos y comienza el año libre de dietas.

Lo más popular

Los excesos navideños en la mesa se pagan caro: entre dos y tres kilos. Eso nos lleva a tomar medidas drásticas en enero y, a veces, a optar por dietas milagro. Los expertos dan una serie de pautas nutricionales que puede ser útiles:

Compensa los menúsSi tienes entrantes consistentes -patés, embutidos-, equilibra con un plato principal más ligero, como pescado. Y a la inversa: contrarresta una carne más grasa con un primero a base de consomé o ensalada. Los postres tradicionales suelen ser muy calóricos. Una opción a los turrones y mazapanes es una macedonia de frutas frescas.

Publicidad

No te excedas en las racionesEs mejor aligerar la cantidad, sobre todo porque las comidas constan de varios platos. Los guisos o sopas pueden desgrasarse sin que pierdan sabor. Acompaña la carne, ave o pescado con verduras frescas.

Podemos tomar cualquier cosa, pero con moderaciónEs el consejo de Aránzazu Perales, nutricionista del Servicio de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe y HM Torrelodones, en Madrid: "Se debe intentar reducir el contenido calórico de los platos poniendo menos aceite y evitando el uso de mantequillas y margarinas, así como optar por los asados (carnes o pescados)". Además, las salsas no son necesarias si cocinan los platos al horno.

Lo más popular

Un menú navideño saludable

  • Aperitivo:ceviche y marisco
  • Primer plato: coliflor asada al pimentón con frutos secos o crema de puerros y setas
  • Segundo plato: ternera asada con verdura o lubina al horno
  • Postre: macedonia de fruta o sorbete

Cuidado con el botellónCuando se bebe de la botella no se calcula cuánto alcohol se ingiere. Y así se han dado casos de pérdida de consciencia sin síntomas de embriaguez. En caso de intoxicación teílica, hay que provocar el vómito para expulsar la posible bebida que quede en el tubo digestivo y que todavía no ha sido metabolizada; tumbarse sobre un lado para que no haya peligro de atragantamiento; beber una bebida con mucho contenido