Vida sana: claves para ser una supermamá

Tus hijos son lo más importante para ti, seguro, pero si no te cuidas y mimas tú, ¿cómo podrás darles lo mejor de ti?

Sabías que no hay mejor madre que la que no deja de ser ella misma? Es la que, como dice nuestro psicólogo, José Ignacio Martínez (ver pág. siguiente), es sensible y afectiva sin ser absorbente y sin olvidarse de sí misma. Y es que no por ser madre debes olvidarte de tu bienestar físico y psíquico. Cuídate porque será bueno para ti y también para los tuyos. Te contamos todos los pilares de tu vida que debes tener en cuenta para tu nuevo reto: ser una madre moderna que no deja de ser mujer, esposa, amante y amiga.
 

Publicidad

Salud
¿Cómo vas a querer llegar a todo si estás sin energía? Date permiso para no ser perfecta. Lo primero de todo es cuidarte, tu cuerpo te lo agradecerá por dentro y por fuera.
•No descuides tus chequeos médicos anuales (realízate un análisis al año y no dejes de acudir a tu cita con el ginecólogo, el oculista y el dentista).
•Descansa, duerme ocho horas al día y desconecta disfrutando de aficiones y amigas.
•Cuida tu alimentación, aumentando la ingesta de frutas y verduras, y bebe mucha agua, sobre todo en esta época.
•Practica ejercicio físico. No es necesario pegarte palizas cada día pero no dejes, al menos, de andar a diario a buen ritmo. También puedes buscar entre los muchos y entretenidos ejercicios de moda: running, zumba, fitness, yoga, pilates... Encuentra el tuyo.
•¿Tienes ansiedad? ¿Estás preocupada? Pide ayuda, no te hagas la superwoman.

Lo más popular

Pareja
¿Hace cuánto no te dedicas a tu chico? ¿Te has relajado pensando en que ya le tienes conquistado y la pasión ha desaparecido? Un error. Guardaos momentos de intimidad, ponte guapa para él, no pierdas las complicidad con la mirada, practicad alguna actividad juntos, mantened el diálogo y ¡la risa! Cada uno necesita su espacio, respétaselo, pero respetad también el vuestro, el común, en la cama también. El sexo es unión en la pareja.

Hijos
En educación no hay fórmulas mágicas pero sí algunas claves: escucha a tus hijos y muéstrales tu amor sin límites pero mantén disciplina. No te olvides de los momentos divertidos en familia. Refuérzales las cosas buenas y reconoce tus equivocaciones. No pasa nada. Tu ejemplo es fundamental.