El optimismo como medicina natural

​Los pensamientos positivos nos protegen de enfermedades y contribuyen a mejorar algunos tratamientos

Lo más popular

Ver el vaso medio lleno reporta beneficios para la salud, puede ayudarnos a prevenir enfermedades y también mejorar los resultados de los tratamientos en caso de padecer alguna patología. Un estudio de la Universidad de Harvard en EE UU revela que una actitud positiva ante la vida reduce el riesgo de padecer enfermedades, como cáncer, patologías asociadas al corazón y al pulmón, así como depresiones y trastornos relacionados con el estrés y la ansiedad.

Publicidad

Beneficios de pensar en positivo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "la salud no es sólo ausencia de enfermedades, sino el estado de bienestar físico, mental y social que constituye la base de nuestro bienestar". En este sentido, las personas que ven el lado positivo de la vida tienden a elegir y mantener unos hábitos saludables en su día a día, como por ejemplo comer con menos grasas saturadas y más fruta y verdura frescas y practicar ejercicio físico media hora todos los días (recordemos que caminar y subir escaleras cuenta como ejercicio físico). Durante la práctica deportiva, el cuerpo libera serotonina, un neurotransmisor que regula el ánimo y que está relacionado con el bienestar y con la felicidad.

Lo más popular

La meditación y el Yoga favorecen el bienestar

Los expertos aseguran que es posible aprender a adoptar una actitud más optimista. El primer paso sería encontrar la mejor versión de ti misma, una faceta que deberíamos mostrar en todos los planos de la vida: el personal, familiar, social y laboral. Para ello, la meditación, la relajación y el Yoga son un buen camino. Busca en tu interior, haz un balance positivo del día, quédate con los momentos buenos y trata de que tu entorno se sienta bien contigo.

El ránking mundial de la felicidad: los daneses, los más contentos

El ránking mundial del informe 2016 sobre la felicidad está copado por países europeos. Dinamarca (en la foto, una mujer, en los canales de Copenhague, su capital) es la nación más feliz del mundo, revalidando esta posición privilegiada por tercer año. Le siguen en la lista Suiza, Islandia, Noruega y Finlandia. Nuestro país ocupa el puesto 37º.

Hay que incidir en que el optimismo no es algo innato. Podemos aprender a ejercitar nuestra actitud positiva. Estudios publicados en la revista American Journal of Epidemiology sugieren que el 25 % del optimismo es genético, heredado e innato a nosotros. El 75 % restante puede ser modificable.