Psicología: “Quiero cambiar de vida”

De vez en cuando, a todos nos conviene hacer un alto en el camino para reflexionar respecto a la vida que llevamos y la que nos gustaría llevar, y para revisar nuestras metas, que también van cambiando con el tiempo, las circunstancias y la edad.

Los cambios son necesarios y, cuanto más a menudo miremos en nuestro interior y nos hagamos preguntas, menos drásticos serán. Para no llegar a sentir la necesidad desesperada de “tirarlo todo por la borda”, es imprescindible cambiar a tiempo lo que no nos gusta, plantearnos nuevos retos y tratar de ser uno mismo en cada momento.

¿Qué necesitas cambiar? A veces, aunque no seamos conscientes, todo se reduce a librarnos de cargas innecesarias, sobre todo de las que nos imponen la sociedad y los demás: las expectativas sociales son excesivas y nos presionan en el plano profesional y personal.

Publicidad

Respecto a los demás, viene a suceder lo mismo, padres, hijos, hermanos o amigos exigen mediante el chantaje afectivo y, sin saber muy bien cómo, acabamos haciendo lo que ellos quieren. Quizá lo primero que deberías cambiar es la actitud en ambos terrenos, enfrentarte a la sociedad y a los demás, para decir ¡basta ya!

No significa acabar con todo
Si sabes lo que quieres, no renunciarás a nada ni a nadie importante para ti. Recuerda estas dos reglas:
1- Medita tus decisiones. Sin miedo a tomarlas, pero dándote tiempo necesario para saber lo que debes cambiar y no.
2- Salva todo lo bueno. De tu pasado, de tu vida y las personas. No consiste en empezar de cero, sino en crecer aprovechando todo lo positivo que has conseguido hasta ahora.