Controla tu hambre

Ansiedad, aburrimiento, enfermedad o, simplemente, malos hábitos... Sea cual sea tu problema, si no puedes controlar las ganas de comer te damos los mejores consejos para mantener tu apetito a raya.

Todavía estás a tiempo de lucir tu mejor figura durante tus vacaciones. Si tu problema principal es es que no puedes controlar el hambre voraz, te contamos cómo luchar contra ella.
 

Dedica al menos 20 minutos a la comida
•Antes de empezar a comer, bebe un vaso de agua tranquilamente y respira hondo para relajarte. Así evitarás lanzarte a la comida con demasiada ansiedad.
•Come despacio. Dedícate siempre un tiempo y un espacio tranquilo para comer, hazlo sentada y reposa entre bocado y bocado. Una comida saludable debe durar unos veinte minutos, que es el tiempo que se calcula que el cuerpo necesita  para activar la señal de saciedad en el cerebro.
•Sirve la comida en platos pequeños. De esta forma, engañas al cerebro, que siempre quiere ver y comerse el plato lleno de comida. 
•Toma un buen desayuno para mantener el peso y el hambre bajo control.
•Come siempre de primero ensaladas ya que la lechuga es uno de los alimentos que más llenan y menos calorías aportan. Corta la lechuga en trozos grandes.
•Acompaña todos tus platos de proteínas (carne, pescado, huevos, lácteos...), que favorecen la saciedad.
•Enriquece tu dieta con alimentos ricos en fibra porque eliminan la sensación de hambre al hincharse en el estómago y facilitan la digestión. Apuesta por verduras, hortalizas y frutas.

Publicidad

No confundas sed con hambre
•Bebe agua con frecuencia ya que nos ayuda a eliminar el apetito sin aportar calorías. ¿Sabías que en ocasiones confundimos sed con hambre?
•No te saltes ninguna comida. Deja un espacio entre una y otra mayor de dos horas y media y menor de cinco.
•Duerme siete u ocho horas al día; estar descansado permite también que las hormonas del apetito estén equilibradas.
•Lávate los dientes nada más terminar de comer.