Psicología: prepara a tu hijo para ir de campamento

Al llegar las vacaciones escolares, miles de familias, sobre todo en las grandes ciudades, se ven ante el problema de encontrar una ocupación para los niños. Los campamentos de verano son una buena solución, mucho mejor que dejarlos en casa con la tele o la videoconsola.

A la hora de ir al campamento, la primera experiencia es decisiva, sobre todo porque el niño lo puede pasar mal y  tú también y con este mal recuerdo será más difícil tener éxito en años sucesivos.

Despierta su ilusión y el deseo de pasarlo en grande con la expectativa de hacer amigos y practicar actividades, juegos y deportes divertidos. El niño nunca debe percibirlo como una imposición.

Publicidad

Cuenta con él para elegir. Sus gustos y habilidades son un buen punto de partida.

Recuerda que preparar a tu hijo para los campamentos requiere paciencia. El primer año es preferible ir a un campamento de día, ya habrá tiempo de ir más lejos en años sucesivos; lo importante es que tengáis un buen comienzo.

Visita las instalaciones

Sea cual sea la elección, un buen consejo es informarte y conocer por ti misma el campamento. La información que puedan darte otros familiares y amigos es un buen punto de partida, pero si además visitas las instalaciones, hablas con los responsables y conoces a los monitores, tendrás una idea más clara de si es el lugar adecuado para enviar a tu hijo.