Dolor de espalda

Cada vez son más las personas que padecen esta dolencia, derivada en la mayoría de los casos de las malas posturas que adoptamos en el trabajo.

Lo más popular

El dolor de espalda es uno de los más frecuentes. Casi nadie se libra de él. Tradicionalmente la principal víctima era el ama de casa, pero ahora, por cuestiones laborales, también el varón lo sufre. Esto se debe a que cada vez más personas trabajan ante la pantalla del ordenador. Y esto nos lleva, en muchos casos, a adoptar posturas inadecuadas.

Una escuela para mayores
Suiza ha puesto en marcha una “escuela de la espalda”. Sus profesores son reumatólogos y fisioterapeutas que tratan de que los “alumnos” conozcan la espalda en su teoría y en su práctica. El objetivo es que puedan adoptar la postura correcta en cada exigencia laboral. El éxito de la escuela ha sido tal que ya no hay plazas libres.

Publicidad

Después de las explicaciones teóricas, se hacen ejercicios musculares para relajarse, para aprender  cómo actuar y como sentarse en cada tipo de trabajo o deporte, o para contrarrestar las posturas que provocan algún dolor. Insistimos: de su eficacia habla el hecho de que no haya plazas libres.

Un tebeo para los niños
El problema es serio cuando conocemos que casi el 65% de los niños de quince años tiene dolor de espalda, porque indica que tienen un enorme riesgo de padecerlo de forma crónica cuando lleguen a la edad adulta. La Fundación Kovaks hizo un interesante ensayo clínico aleatorio con un seguimiento de tres meses. Se diseñó un tebeo que resumía de manera sencilla los mensajes sobre qué hacer para no sufrir dolencias de la espalda y acelerar su recuperación en caso de que aparezcan. El éxito fue importante.

Lo más popular

Medidas eficaces
El tebeo recogía las medidas de prevención que
son científicamente válidas: saber que el dolor de espalda no se debe normalmente a ningún problema serio; que la actividad física y el ejercicio tienen un efecto positivo, tanto en la prevención como en
el tratamiento; que el reposo en cama es inútil y perjudicial. En cambio, es preciso mantener el mayor grado de actividad que permita el dolor. Además, la carga que el niño transporta no debe superar el 10% de su peso corporal.

Motivo de consulta
El dolor de espalda es hoy el motivo de consulta más común -y el que más gasto produce- en las consultas de atención primaria, por detrás de los procesos respiratorios agudos.
El 80% de la población lo padece o padecerá a lo largo de su vida. Se produce a todas las edades, más en personas con menos años de escolarización y entre trabajadores manuales.
Una de las cuestiones más curiosas que los médicos comentan es que las alteraciones que se pueden ver en los estudios de imagen se encuentran tanto en personas con dolor como sin él. Es decir, que no hay una relación directa entre lo que se muestra en las pruebas de imagen y lo que se padece.

Qué hacer
Lo primero que debes saber es que debes mantenerte activo y desaconsejar el reposo en cama. Infórmate de los posibles remedios no farmacológicos que están científicamente evaluados y con efectos positivos demostrados, como la intervención neurorreflejoterápica (implantar superficialmente material quirúrgico sobre ciertas terminaciones nerviosas, para bloquear los mecanismos neurales implicados en el mantenimiento del dolor, la inflamación y la contractura muscular).

Y recuerda
1. Solemos sentarnos mal, y tenemos la costumbre de flexionarnos hacia adelante forzando la columna. No utilizamos casi nunca el respaldo de las sillas.
2. Inclinar la espalda para subir una carga es multiplicar la fuerza en la región lumbar.
3. Los mangos de escobas y fregonas suelen ser demasiado cortos y fuerzan a una postura que provoca dolor.
4. Las mesas de trabajo suelen comprarse por estética o por precio, pero casi nunca por higiene postural.
5. La mesa de trabajo debe tener un asiento con respaldo para que la mitad de la espalda tenga apoyo. Los pies deben estar en el suelo y la mesa a la altura de los codos.
6. La obesidad implica siempre una sobrecarga mecánica.
7. Los colchones excesivamente blandos no son aconsejables.