Psicología: ''No puedo quedarme embarazada''

El estrés, la ansiedad y la frustración son factores que siempre van asociados a los problemas de infertilidad, y, aunque el componente biológico es el que determina finalmente si hay o no posibilidad de tratamiento, es muy importante saber afrontar la situación personal y de pareja, tanto mientras se mantiene alguna expectativa, como cuando hay que abandonar definitivamente. Así se evitan peores consecuencias.  

Los datos dicen que hasta el 60% de las parejas que se someten a tratamiento consiguen el embarazo. Si aún estás intentándolo, ten en cuenta lo siguiente:

-Es una batalla de los dos. El apoyo mutuo y el trabajo en equipo es imprescindible.

-La información es vuestra única aliada. Y la mejor forma de conseguirla es mantener una comunicación permanente y fluida con vuestro equipo médico.

-Habéis decidido dónde poner el límite. Desde el primer momento deberíais tener claro hasta dónde estáis dispuestos a llegar y cuándo abandonar el proyecto.

Publicidad

Reconocer el problema es importante
Aunque parezca evidente, lo cierto es que en esta situación muchas parejas entran en una crisis que no son capaces de controlar. Cada uno se siente culpable o culpabiliza al otro, ve frustradas expectativas y su ansiedad se convierte en un problema añadido para valorar racionalmente la situación y sopesar las posibles alternativas.