Salud: Bebedores de riesgo

Pocas veces se reconoce tener problemas con el alcohol, aunque un 10% de la población española podría considerarse bebedora de riesgo.

Lo más popular

El bebedor de riesgo difícilmente reconoce el peligro. Sólo trece de cada cien bebedores de riesgo reduce su consumo al cabo de un año de seguimiento médico. El perfil estadístico del bebedor de riesgo indica que se trata de un varón de 47 años y fumador. Éste se aleja del patrón que, teóricamente, tenemos de una persona alcohólica. Es un hombre bastante joven, tiene un buen nivel educativo y una situación social bastante estable.

Publicidad

Y es que, según el Plan Nacional de Drogas, el 10% de la población española es bebedora de riesgo.

Asociado a la malnutrición
Pero los datos son sobrecogedores y merecen una reflexión. Por ejemplo, hasta un 22% de los pacientes ingresados en hospitales de algunos países europeos presenta trastornos relacionados con el alcohol. Además, una tercera parte de ellos presenta malnutrición.

El alcohol es sin duda, la sustancia de abuso más extendida entre la población española. Y está detrás de casi la mitad de los ingresos hospitalarios por politraumatismos graves.
El consumo de alcohol es especialmente grave entre los jóvenes europeos. Uno de cada cuatro chicos, de entre 15 y 29 años, fallece por alguna causa directamente unida al alcohol. Según la Organización Mundial de la Salud, los jóvenes beben cada día mas, y de manera compulsiva, sobre todo en los fines de semana. El alcohol es culpable directo de la muerte de un 12,8% de chicos y de un 8,3% de chicas.

Lo más popular

8.500 muertes al año
- El inicio del consumo de alcohol está en los trece años.
- Cuatro de cada cien españoles dice que se emborracha, por lo menos, una vez a la semana y, un 60% de los mayores de 16 años, bebe de manera habitual.
- El alcohol es el responsable directo de más de 8.500 muertes al año. En el 37% de los accidentes de tráfico mortales, el conductor presenta ingesta elevada de alcohol.
- El alcohol es la tercera causa de enfermedad con un 9,2% después del tabaco (12%) y la hipertensión arterial (10%).

El daño cerebral
- El alcohol tiene efecto sobre el sistema nervioso central y afecta de manera directa al cerebro.
- Cuando hay un consumo crónico, el cerebro es atacado por intoxicación directa, abstinencia, los posibles accidentes vasculares, embriaguez acusada y alimentación insuficiente.
- Al parecer, el alcohol aumenta los surcos cerebrales y disminuye la masa.
- Esos cambios pueden solucionarse con la abstinencia pero el restablecimiento es sumamente lento.
- En un estudio realizado entre cadáveres de alcohólicos, se demostró que su espacio intracraneal es mucho mayor. Esto se reflejaría en anomalías oculares y dificultades de marcha.