Alergias: aprende a controlarlas

Con la inminente llegada de la primavera también aparecen los estornudos, la mucosidad y la conjuntivitis, síntomas propios de la alergia al polen.

Lo más popular

Es la época. La alergia, que  literalmente significa “una reacción distinta”, es una defensa del organismo ante lo que cree que es un ataque. Se trata de una reacción excesiva de nuestro cuerpo al entrar en contacto con el polen de las plantas, que está en suspensión durante ciertas épocas del año, mientras los vegetales desempeñan la polinización.

Los elementos que nuestro organismo segrega para defenderse originan, en la mayoría de los casos, más perjuicio que beneficio. El causante es el grano de polen que el aire transporta para fecundar a otras plantas, y es precisamente ahora cuando empieza la floración.

Publicidad

Los factores que intervienen
A través del microscopio se ve que el grano de polen tiene un punto que se llama poro. Por ese punto salen al exterior las proteínas que contiene el grano. Y cuando esos pólenes que viajan por el aire llegan a la nariz, a la mucosa respiratoria, liberan las proteínas que contienen.

Al liberarse estas proteínas,  casi de forma inmediata, es posible que confundan la humedad de la mucosa con la de una nueva flor. Y ahí empiezan los problemas.

Lo más popular

Hay cuatro componentes principales que intervienen para que la reacción alérgica se desencadene:
•El alérgeno, la sustancia causante de la alergia, en este caso, el polen.
•La inmunoglobulina E (IgE), que es el anticuerpo producido por el sistema inmunológico en respuesta al alérgeno.
•Los mastocitos, es decir, las células especiales que se encuentran en la piel y en órganos húmedos del cuerpo, como nariz, ojos y boca, cargadas de gránulos de histamina.
•La histamina. Se trata de la sustancia que se libera en el proceso alérgico, convirtiéndose en responsable de los síntomas de la alergia.

Lo que debes hacer
Para los alérgicos, el mejor aire es el del litoral. Las brisas están libres de granos de polen, porque vienen del mar. Recuerde que, en el litoral, el tiempo de floración es más amplio. En la meseta, se pasa del invierno frío al buen tiempo con un escaso margen de “acomodación”. La floración es muy rápida y por eso la concentración de pólenes en el aire es mayor.

Recomendamos:
•Evitar salir al campo en la época de     floración.
•La lluvia favorece la caída del polen, por lo que conviene pulverizar con agua el dormitorio, cerrar bien las ventanas y, si se viaja en coche en esta época, cerrar las ventanillas.
•En el campo, no llevar ropa llamativa, ya que atraerá a los insectos.

Además...
•Hay que saber que las plantas más alergénicas son las gramíneas.
•Los árboles de los paseos urbanos son causantes de muchas alergias.
•Los pelillos voladores, como pelotitas de algodón que vagan por el aire, no son los causantes de esta alergia. Eso no es más que pelillo de chopo y no tiene nada que ver con los microscópicos pólenes.