Vuelve al trabajo con energía renovada

El regreso a la rutina después de las vacaciones puede ser duro, bien por esos kilos de más que has cogido o por la “depre” postvacacional. Aprende a combatirlo.

Lo más popular

Han pasado las vacaciones y puede que te invada el desánimo y una especie de depresión. También es posible que esas cervezas, frutos secos, patatas fritas y picar de aquí y de allá te haya pasado factura en forma de michelín o de unos kilos de más.

Perder un poco de peso por estética es un acto de voluntad, pero siendo consciente de que unos kilos no comprometen la salud. No se puede amedrentar al público con la amenaza de la obesidad como si fuera una sentencia de muerte prematura. Nuestro consejo para adelgazar es que se llegue a un convencimiento pleno, única forma de que la voluntad colabore y que sea poco a poco.
Reducir la grasa
No todas las calorías que ingerimos se comportan de igual manera. Por eso, debes reducir la grasa todo lo posible. Piensa que un gramo de grasa son nueve calorías, más del doble que un gramo de carne o un gramo de pan.

Publicidad

Una verdad demostrada es que las mismas calorías, si proceden de proteínas o de hidratos, engordan menos que si proceden de la grasa. Por ejemplo, para desayunar, es mejor tomar una rebanada de pan con mermelada que un producto de bollería. Y para comer es mejor un plato de macarrones con salsa casera de tomate que cualquier alimento frito.

Sólo con reducir un 10 por 100 las calorías de la grasa, comiendo las mismas calorías y sin ponerse a dieta, ya se adelgaza. Si la reducción de grasa es suficiente, puede perderse fácilmente dos kilos al mes. Y si además, controlas todo lo que comes, perderás peso con más facilidad.

Lo más popular

La alimentación

-Haz cuatro o cinco comidas ligeras al día. Digerir también quema calorías.
-Intentar adelgazar sin un pequeño esfuerzo no es posible. Todos sabemos cómo perder peso; pero buscamos inconscientemente soluciones milagrosas. Olvídate de ello y come más sano.
-No es lo mismo adelgazar que perder peso. Una sauna hace perder agua (y por tanto peso) pero eso no es adelgazar. Adelgazar es  quitarse grasa y eso exige tiempo.
-Evita azúcares simples y grasas.
-El control del peso cada cierto tiempo permite algo importante: bajar medio kilo cuando hace falta y no esperar a tener que bajar diez.

El sueño

Una de ellas es tener un proyecto para la vuelta. Y desde luego racionalizar la situación pensando en que, si no está el trabajo y la rutina, no es posible un periodo vacacional. Los últimos días de vacaciones nos deberían servir para hacer balance y buscar la adaptación. Volver un par de días antes nos va a facilitar reconciliarnos con el entorno y nos servirá también para normalizar algo que las vacaciones alteran por norma: el patrón de sueño.

La pequeña ''depre''

Se habla mucho de la “depre” postvacacional, que no es más que un ligero bajón en el estado de ánimo al reencontrarse con el trabajo de siempre y con la perspectiva de todo lo que queda hasta unas nuevas vacaciones.
-Los síntomas pueden ser amplísimos: desgana, apatía o sentirse quemado antes de tiempo, cuando en teoría deberías afrontar el trabajo con mas ilusión. El regreso se nos convierte en una especie de aburrimiento ante la rutina de “lo de siempre”.
-Surge diez o doce días después de reincorporarse. En la segunda semana, empieza a rondar la idea de que “esto no vale la pena”.
-Primero ,se comienza con el silencio, después vienen los problemas de sueño y como consecuencia la irritabilidad, la fatiga y el cansancio mañanero. La pregunta es inevitable: ¿Han servido para algo las vacaciones? ¡Estaba mejor antes de irme...!
-Los que tienen pocas expectativas en su vida laboral lo sufren con mayor frecuencia. Y los que tienen en el dinero la única compensación del trabajo siempre piensan que es menos del que merecen.
-En la mayoría de los casos es sólo un problema de adaptación que les llevará unos cuantos días hasta que retomen la normalidad.