Sexo después del infarto

Según los especialistas médicos, dos semanas después del alta hospitalaria se pueden retomar las relaciones sexuales plenas.

Lo más popular

Después de sufrir un infarto de miocardio o un problema cardiaco, no son pocos los pacientes que se preguntan cuándo pueden reanudar su vida sexual o, si lo hacen, cuáles son los riesgos que pueden tener.

En principio, y según todos los especialistas médicos, habría que decir que no, que ese riesgo no existe. “Las relaciones sexuales plenas pueden reanudarse a las dos semanas del alta hospitalaria aunque debe consultar con su médico”, asegura el cardiólogo Javier Andrés Novales.

Publicidad

El paciente que ha sufrido algún problema cardiaco tiene revisiones frecuentes y entre los exámenes que se le prescriben está la llamada “prueba de esfuerzo”. En este examen, el paciente ha de correr sobre una cinta mientras está monitorizado para comprobar su frecuencia cardiaca y su situación. Los especialistas sostienen que esa prueba demanda del enfermo un esfuerzo muy superior al que le exigiría el acto sexual.

Lo más popular

Igual que subir dos pisos

Este examen es un baremo que los cardiólogos tienen muy presente. El miedo a que la tensión del acto sexual provoque un accidente cardiaco debe descartarse si asumimos que el “trabajo” muscular necesario para hacer el amor es comparable al que se realiza al subir dos pisos, algo a lo que nadie suele temer.

Los infieles

El doctor Javier Andrés Novales ofrece unos datos llamativos. “Son pocos los casos de fallecimiento durante el acto sexual. En un estudio sobre 5.559 casos de muerte repentina por causas no traumáticas en Japón, sólo 34 fueron por motivos cardiológicos y se produjeron durante el coito. En 27 de esas 34 relaciones, la persona fallecida estaba con una pareja distinta de la habitual. Indudablemente, factores “externos” influyeron en el fatal desenlace (nerviosismo, culpa, etc.)”.

La disfunción eréctil

-En ocasiones, la causa de la disfunción eréctil no es la enfermedad cardiaca en sí sino los fármacos que se prescriben al enfermo para controlar los factores de riesgo.
-Por lo menos la cuarta parte de las impotencias se deben a las medicinas recetadas, porque los medicamentos que se utilizan para enfermedades sistémicas (como los tónicos cardiacos) afectan de manera casi determinante a la función eréctil.
-Por ejemplo, la digoxina, que es un medicamento para el corazón, multiplica por cuatro la posibilidad de que aparezca disfunción.
-Pero, como dice el refrán, el miedo es libre así que, si sigues con temor a la hora de reanudar tus relaciones sexuales, una visita al psicólogo puede ayudarte.