Cómo volver a la rutina de forma saludable

El otoño llama a la puerta, pero con ayuda de la naturaleza, muchas vitaminas y tu humor, será llevadero y feliz.

Lo más popular

El verano toca a su fin. La energía que generan el buen tiempo, las vacaciones, la vida familiar sin obligaciones, los viajes, las experiencias distintas... dejan paso a las obligaciones del nuevo curso. De repente, es como si nos abandonara la energía y la vuelta a la rutina nos aplastara anímicamente.

Pero el otoño es sinónimo también de nuevos propósitos, muchos para mejorar la salud y el estilo de vida. Por ello, aprovechar su próxima llegada puede suponer un baño de optimismo y un banquete de vitaminas imprescindible si sabemos cómo gestionar nuestros hábitos y nuestra forma de alimentación y de cuidarnos.

Publicidad

La naturaleza impulsa el bienestar

La mayor parte de las respuestas a lo que nuestro cuerpo necesita proceden de la naturaleza, inmensa incubadora de principios activos. Estos principios se encuentran en productos que combaten el estrés, el cansancio, la ansiedad o una alimentación insuficiente en períodos difíciles, como puede ser la temida "rentrée" otoñal.

El magnesio, el calcio, el potasio y el colágeno forman una potente sociedad que fomenta la recuperación de la energía y del tono muscular. El magnesio combinado con triptófano, un aminoácido esencial que el organismo utiliza para producir la hormona de la felicidad o serotonina, es, además, una ecuación perfecta para elevar el estado de ánimo.

Lo más popular

El poder del magnesio

Este mineral es indispensable para el organismo porque participa en muchos procesos vitales. El cuerpo lo almacena en los huesos y en los músculos y su misión fundamental es convertir los hidratos y grasas que consumimos en energía. Regula la actividadnerviosa y activa el sistema muscular. Una dieta diaria verde y leguminosa garantiza el aporte de magnesio necesario, que solemos olvidar en beneficio de proteínas animales y productos refinados. Si ese consumo mínimo verde no se alcanza, es importante la ingesta de suplementos de este mineral, como Aquilea Magnesio, que se presenta en diversas fórmulas, con colágeno, potasio o calcio asociados.

El poder de los frutos secos

La llegada del otoño y el consiguiente descenso de ánimo que supone dejar atrás el tiempo soleado exige que renovemos nuestra energía por procedimientos naturales. Los frutos secos constituyen el alimento energético por excelencia. Ello se debe a la cantidad de magnesio que concentran y que ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. Comer frutos secos facilita que músculos y huesos trabajen sin descanso. Esa cantidad de magnesio que procede de este gran alimento se puede encontrar también en complejos minerales, que garantizan este aporte.