Llega la menopausia

La edad media a la que llega se sitúa en torno a los 50 años. La comprensión del varón puede ayudar a que los síntomas psicológicos y físicos sean menos notables.

Lo más popular

Ocho millones de españolas tienen 50 años o más, que es la edad media a la que llega la menopausia. El gran público suele tener una idea bastante equivocada de qué es lo que le ocurre a la mujer en esta época.

Problemas psicológicos

Los síntomas más frecuentes de la menopausia son, según las encuestas: sofocos, sudores, dolores articulares, insomnio, palpitaciones y dolor de cabeza. Sin embargo, cuando los síntomas se sitúan por orden de intensidad, los dolores articulares y las palpitaciones superan al insomnio.

Publicidad

Los expertos señalan que los cambios en la psicología, más que a un déficit hormonal, pueden deberse a las fluctuaciones que se producen durante la etapa de irregularidades menstruales. Hasta el punto de que hay quien compara esa situación con el síndrome premenstrual, pero son variaciones de distinto signo. Muchas mujeres señalan que se pierde el interés por la sexualidad y otras aseguran que ésta ha cambiado satisfactoriamente al comprobar la imposibilidad de embarazo. Incluso hay quien relata que su sexualidad aumenta en cantidad y calidad.

Lo más popular

El insomnio acompaña a muchas mujeres en esta etapa. Y no puede achacarse sólo a la edad, porque entonces el varón también lo padecería, y no suele.

Además, están los problemas urinarios. No es frecuente que se planteen pero hay quien sostiene que, de la misma forma que aparece sequedad vaginal, se puede ver afectada la vejiga. Hay una mayor frecuencia en la necesidad de evacuar.

Hay estudios que señalan que si el varón comprende la situación de la mujer en la menopausia y manifiesta interés por todo lo que está pasando, tanto los síntomas psicológicos como los físicos son mucho menos notables.

Trastornos asociados
Hay una serie de problemas que se asocian a la menopausia o que se ven acelerados por ella:
1. La osteoporosis. Es la pérdida de masa ósea, el hueso se hace más poroso y aumenta el riesgo de fractura.
2. El riesgo vascular. Crece en esta etapa porque a la mujer le falta la protección de los estrógenos.
3. El aumento de peso. Para evitarlo, lleva una dieta menos calórica y aumenta el ejercicio físico.

Los temidos sofocos
Los sofocos se definen como un aumento de la temperatura superficial con vasodilatación, taquicardia, sudores, escalofríos, irritabilidad y dolor de cabeza. No se sabe por qué ni cuándo se dan. Es frecuente que haya temor a que se manifiesten. Cuando se inicia la menopausia y temes que surjan, inevitablemente aparecen. Y si se dan cuenta los demás, aumenta el síntoma. Los expertos no encuentran una razón para esos sofocos. Una deficiencia de estrógenos no parece tener relación directa. Podría obedecer a la fase de cambio de los estímulos del hipotálamo.