“Mi amiga me ha fallado”

Con los amigos, como en el amor, un desengaño puede ser muy doloroso. Conoce las claves para superarlo

En la amistad, igual que en el amor, no hay nada más difícil de superar que un desengaño; sin embargo, éste a veces proviene de unas expectativas demasiado exigentes y no toda la culpa es siempre de quien parece haber fallado.

Por eso, en la amistad, igual que en el amor, tan importante es elegir a la persona adecuada como saber lo que debemos o podemos esperar de nuestra relación y darle el tiempo necesario para que madure lo suficiente.

Publicidad

A veces, ocurre que esperabas demasiado de ella. Las expectativas siempre son subjetivas y a veces bastante diferentes para las dos personas. Es posible que tu entrega en la amistad sea mayor y que ése sea el motivo de tu desengaño. Algo ha fallado, pero quizá no sea su lealtad, sino qué esperabas tú de ella.

Otras veces ocurre que no está a la altura. Cuando lo das todo sin esperar nada a cambio, cuando a lo largo del tiempo la cuenta de tus esfuerzos suma y la de su agradecimiento resta, y cuando al final tú necesitas a alguien a tu lado y no puedes contar con ella, entonces “te ha fallado”. Tal vez puedas perdonar, pero lo que se te queda es que con ella “no se puede contar”.

La traición, el mayor desengaño

Descubrir que detrás de una amistad sólo había interés, que te han utilizado o incluso perjudicado y luego se han olvidado de ti, además de causar dolor y humillación, deja herida la autoestima. La traición rara vez se puede explicar ni perdonar, si tu “amiga” te ha traicionado, no has perdido una amiga, seguramente nunca la tuviste.