El suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes en España

Los expertos alertan sobre este preocupante dato y abogan por la visibilidad del problema para estar más atentos.

Lo más popular

3.000 personas ponen fin a su vida cada día en el mundo según un informe publicado por la OMS. De cada 20 personas que intentan quitarse la vida, una lo consigue. Este informe arroja un dato todavía más terrible y es que el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes entre 15 y 29 años solo superada por los accidentes de tráfico.

Si analizamos los datos sobre el suicidio en España, el panorama es todavía más aterrador ya que según los últimos datos del INE es la primera causa de muerte juvenil, superando incluso a las motivadas por accidentes de tráfico.

Publicidad

En 2015 se quitaron la vida 18 varones y 78 chicas tal y como declara Andoni Anseán, presidente de la Sociedad Española de Suicidología, al diario ABC. Según este experto el problema seguirá creciendo si no se le da visibilidad y no se investigue más para poder conocer mejor los perfiles de las personas con intenciones suicidas y concienciar a la sociedad de la gravedad de estos datos.

En este punto coinciden también en la Fundación Anar. Según esta fundación hay que romper con este tabú ya que han registrado un repunte de llamadas de auxilio de jóvenes a su Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes: mientras que en 2014 recibieron 547 llamadas relacionadas con suicidios, en 2016 la cifra ascendió a 1.598 tal y como informan a ABC.

Lo más popular

Pero el suicidio, ¿se puede evitar?

Desde la Fundación Anar hay algunas pautas que pueden permitir identificar a un joven con tendencias suicidas, pero también advierten que presentar una de estas señales no tiene por qué indicar un riesgo, si no que tiene que haber un conjunto de ellas para que exista un riesgo real.

A los comentarios sobre un posible daño que esté haciendo a sus seres queridos como "Estarías mejor sin mí" o "Soy una carga para vosotros" habría que hacer ver a esa persona que su pérdida sería lo que realmente les haría daño e infelices.

Cuando el joven muestre manifestaciones relacionadas con el suicidio o dijera frases como "No deseo seguir viviendo" o "Me gustaría desaparecer" habría que prestar especial atención lo mismo que si hace comentarios negativos sobre sí mismo como "No valgo nada" o "Soy un inútil" y si nunca valora todo lo bueno que hace.

Si además tiene una visión negativa sobre el futuro, habría que ponerse en manos expertas que nos ayuden a detectar si es un problema real.

Otras señales que tienen que ponernos alerta son la aparición de laceraciones en su cuerpo, cambios repentinos de conducta o regala objetos personales muy importantes para esa persona.

Para evitar comportamientos suicidas, habría que ponerse en manos de expertos ante la más mínima duda pero además hay que tener un entorno familiar sin tensiones, tener una comunicación familiar fluida, evitar que los jóvenes estén mucho tiempo enganchados en las redes sociales, dar importancia a los sentimientos de la persona vulnerable y evitar que pasen tiempos solos.

More from Diez Minutos: