Salud: Aumenta el número de cesáreas

Casi la cuarta parte de los niños que nacen en España vienen al mundo por este método. La mayor edad de la madre hace crecer la cifra.

Lo más popular

En los últimos quince años, se ha duplicado el número de cesáreas. En España, casi la cuarta parte de embarazos concluye con una intervención de este tipo (aunque, últimamente, el número de partos quirúrgicos va descendiendo y va calando la cultura del parto vaginal como lo más indicado).

Los especialistas explican este aumento en el número de cesáreas porque, en muchos centros sanitarios, se recurre a esta práctica cuando las condiciones del feto no son buenas. Y no es desdeñable el posible temor del médico ante una demanda si el feto sufre algún daño como consecuencia de un parto difícil. Como nos decía un cualificado especialista: “Si hay algún problema, el juez no te pregunta por qué has hecho una cesárea, sino por qué no se hizo”.

Publicidad

Calidez en el parto
En 2007, el Consejo Interterritorial de Sanidad aprobó un documento que proclama que el nacimiento es un proceso fisiológico en el que “sólo se debe de intervenir para corregir desviaciones de la normalidad, respetando la privacidad, la dignidad y la confidencialidad de las mujeres”. Se trata además de aportar calidez a la calidad asistencial y, sobre todo, de luchar contra la idea que se tiene de que la cesárea simplifica el parto da mas seguridad al feto y es inocua para la madre.

Lo más popular

La decisión del ginecólogo
• El ginecólogo indicará la conveniencia o no de practicar una cesárea. Aunque se espere la operación, los médicos suelen ser partidarios de que se inicie el proceso natural del parto porque así la recuperación de la madre es siempre mejor. Casi todos los especialistas agotan las vías posibles de parto natural antes de llevar a cabo
el parto quirúrgico.
• Haber tenido una cesárea no significa que, en un próximo parto, ésta tenga que repetirse. Hay estudios suficientes que afirman que, tras un parto quirúrgico, puedes tener uno vaginal sin ningún tipo de riesgo.
• Una cesárea puede tener menos complicaciones para el feto pero puede suponer graves consecuencias para la madre. Puede haber sangrado, posibles lesiones urinarias o intestinales, infecciones y tromboflebitis. Además, hay que reconocer que es una operación calificada de “mayor” aunque ya no tiene los mismos riesgos que tuvo en el pasado.
• En la actualidad, para evitar los partos quirúrgicos, a muchos fetos prematuros se les acelera dentro del útero su desarrollo pulmonar y se les deja nacer por vía natural. Todo antes de tener que practicar una cesárea.
• Los ginecólogos sostienen que la maduración previa del cérvix incrementa sustancialmente las posibilidades de parto vaginal y disminuye las cesáreas.

Causas y razones
La doctora María Luisa Martínez-Frías señala que uno de los motivos del incremento de cesáreas es la mayor edad de la madre. “Sobre todo si pensamos que el primer hijo se tiene por término medio a los 32 años. Siguientes embarazos pueden aconsejar la intervención”, afirma.

“Por otra parte, y a veces también por la edad, muchas madres se someten a tratamientos de fertilidad que acaban en embarazos múltiples en los que se aconseja esta intervención”, añade la doctora Martínez Frías.

“Otro factor que se debe tener en cuenta es la obesidad y lo que lleva consigo, como diabetes o hipertensión”, aclara.
Los especialistas afirman que sólo deben hacerse las cesáreas necesarias. Sostienen que hay que abogar por el parto por vía vaginal como el más natural y más correcto salvo que haya problemas previos y el parto se pueda complicar. Además, si ha habido una cesárea, siempre puede haber complicaciones en embarazos posteriores.