Niños hiperactivos

En la mayoría de los casos en los que llegamos a sospechar que un niño inquieto es hiperactivo, no es así. Conoce mejor las señales de alarma.

La hiperactividad es un trastorno que suele preocupar mucho a la familia del niño inquieto, pero en la mayoría de los casos sólo alguno de esos niños incansables es hiperactivo, el resto son sólo “movidos”.
¿Qué es la hiperactividad infantil? El rasgo fundamental del hiperactivo no es el exceso de actividad, aunque a menudo sea lo más llamativo, sino el déficit de atención. Actualmente se utiliza el término “Trastorno de Déficit de atención e Hiperactividad” (TDAH) dándole una especial importancia a la dificultad para concentrarse en las tareas y avanzar en el aprendizaje. Los niños con TDAH suelen manifestar déficit de atención e hiperactividad.

Publicidad

¿Cómo detectar el problema? Se recomienda a los padres que observen unas pautas:
-Edad de aparición. Comienzan a aparecer desde la primera infancia hasta los seis o siete años.

Duración de los síntomas. De uno u otro modo, todos los niños manifiestan a veces conductas idénticas a las que son características de este síndrome, pero esas conductas se convierten en síntomas cuando persisten y están presentes por un período continuo de al menos seis meses.

Síntomas
Todas las conductas comunes en estos niños guardan alguna relación con la dificultad para concentrarse en las tareas, seguir instrucciones, obedecer órdenes, comprender, progresar en el aprendizaje y no estar molestando constantemente. Deben darse varias conductas simultáneamente para el diagnóstico.