Problemas de visión

Los problemas de visión nocturna afectan a 80 de cada cien españoles. Es importante revisarse los ojos anualmente.

Lo más popular

Una buena visión te hace más agradable el entorno y el ocio. Por ello, a partir de los 50, es importante hacerse una revisión ocular anual. Y es que, ocho de cada diez españoles ven mal de noche. Si eso resta alguna percepción, hay que imaginar lo que puede significar a la hora de conducir. Parece ser que determinados puntos de luz no se ven con nitidez debido a un defecto en la geometría del ojo. Además, las personas que ya usan algún corrector visual durante el día, como gafas o lentillas, siguen teniendo esta aberración visual durante la noche. Empiezan a observar la alteración de las luces en forma de halos o estrellas.

Publicidad

Según el profesor César Villa, director del Departamento de Óptica y Optometría de la Universidad Europea de Madrid, esta anomalía no sólo afecta a quienes padecen defectos visuales como la miopía, sino a cualquier persona con buena vista durante el día.

Manchas de claridad en vez de puntos de luz

Esa aberración esférica de nuestro ojo distorsiona la visión de manera que, en vez de ver un punto de luz, percibimos una mancha de claridad. Las luces se nos presentan rodeadas de un halo difuminado. Es como si el ojo tuviera algo de grasa y al mirar un foco de luz la vemos como un centro luminoso de un círculo desenfocado. En definitiva, no se ve con nitidez.

Lo más popular

Las moscas volantes

Aparecen uno o dos puntitos. Es una experiencia bastante común. Seguramente la has experimentado más de una vez: miras a lo lejos y, en tu campo visual, aparecen uno o dos puntitos, a veces en forma de hilos, que se mueven con la mirada. Si miras a la derecha, allí aparecen y, si miras a la izquierda, también están. Son como “moscas volantes” que se interponen entre tu ojo y lo que miras. Los técnicos hablan de “miodisopsias”. Se incrementa al cumplir años. Con el  paso del tiempo, las “miodisopsias” aumentan porque hay una pérdida de agua en el humor vítreo y, como consecuencia, algunas proteínas pierden su transparencia y acaban formando esos molestos puntos oscuros.

No se ven de forma continuada. Puede llamar la atención el hecho de que los puntos no se vean nítidamente, sobre todo al mirar hacia la claridad, y, en ocasiones, parece que se ocultan, sobre todo, si estamos distraídos.

Si son repentinos, acude al médico. Las “moscas volantes” no suelen tener importancia pero, si aparecen de forma repentina, si surgen destellos luminosos o la opacidad ocupa una parte de la visión, acude al especialista cuando antes.

En el coche

A la hora de conducir, además de una mala percepción de la luz, hay otro problema. Y es que según la Campaña de Protección Ocular:

Un 5% de conductores ve muy mal y lo ignora. Este problema afecta a una de cada veinte personas que conducen.
1 de cada 3 automovilistas podría ver mejor y no lo sabe.
7 veces menos eficaz. Por la noche, el sentido de la profundidad visual es siete veces menos eficaz. Los contrastes se enturbian y los límites de los objetos se difuminan. Sólo actúa la retina periférica pero ésta no distingue la tonalidad de los colores. Por ejemplo, el rojo parece siempre más lejano. Las distancias se subestiman, con lo que el acto de frenado se retrasa. Es una de las causas por las que, por la noche, hay más accidentes.