Psicología: pánico a conducir

Las cifras son preocupantes: uno de cada tres conductores dice pasar miedo conduciendo. El problema llega cuando pasa a ser desproporcionado e irracional.

Uno de cada tres conductores reconoce pasar miedo al conducir en determinadas circunstancias; la noche, el mal tiempo, el tráfico... Cuando es desproporcionado e irracional, se le conoce como amaxofobia (fobia a conducir). Para superarlo, analízalo.

¿Desde cuándo empezaste a sentir miedo? Aparece con las primeras experiencias al volante, algo que puede ser natural, pero que, en lugar de ir superándose, se convierte en un sentimiento de incapacidad cada vez más intenso. El detonante puede ser cualquier accidente o incidente, a menudo de escasa importancia.

Publicidad

¿Lo sientes en cualquier circunstancia? Es normal sentir una ansiedad moderada con lluvia intensa o conducción nocturna. El problema no es el peligro real, sino la agobiante sensación de que en cualquier situación vas a perder el control del vehículo.  

¿Perteneces al grupo de los más afectados? Diversos estudios señalan ciertos grupos propensos a ser víctimas de este síndrome: dos de cada tres conductores con pánico a conducir son mujeres. Y a menudo tienen tendencia a la depresión o sufren otras fobias. A partir de los 60 años también aumenta el riesgo de sufrirlo.

La amaxofobia tiene tratamiento

Esta fobia –en la imagen la visión de la carretera por un conductor amaxofóbico– se puede tratar y superar con ayuda. A veces es suficiente el apoyo de algún familiar o amigo con experiencia, que te acompañe y te tranquilice en esas situaciones tan angustiosas para ti. Cuando esto no da resultado, la ayuda de un psicólogo es necesaria.