Psicología: Desengancharse de los celos

Los celos pueden convertirse en el peor enemigo de una pareja, sobre todo si son imaginarios.

Los celos son malos consejeros, producen sufrimiento, delatan inseguridad y ponen en peligro cualquier relación de pareja. Si quieres desengancharte de ellos, lo primero que tienes que hacer es enfrentarte a tus fantasmas  y recuperar la confianza en ti misma y en una relación que tal vez no esté pasando por su mejor momento. Lucha contigo misma hasta controlar tus sentimientos:

Descubre tus propias trampas. Procura ser realista y juzgar los hechos de un modo racional. Tienes que aprender a distinguir entre lo posible y lo probable, siempre existe la posibilidad de que tu pareja te engañe, pero ¿es probable que lo esté haciendo?

Publicidad

No dramatices. Lo peor que puedes hacer es compadecerte a ti misma y recrearte en los celos. Fomenta la confianza.

Asume tu responsabilidad. Los celos no expresan amor, sino inseguridad, y no puedes buscar culpables donde no los hay. Al final, los demás pagan por lo que sólo sucede en tu imaginación.

No controles a tu pareja. Si los celos te llevan a imponer restricciones a tu pareja, no conseguirás ganar seguridad, al contrario, seguramente la alejes más de ti.

Borrar pensamientos negativos

Los celos, fruto de tu imaginación, se convierten en tu gran enemigo. Para luchar contra ellos, no dejes volar la imaginación dándole vueltas a cualquier sospecha. Cuando te aborden este tipo de ideas, cambia el chip de inmediato y sustitúyelas por pensamientos positivos que te hagan sentir más segura.