Prepárate para la temporada de gripe

Parece que este año no habrá una epidemia seria pero apunta nuestros consejos para evitar su contagio y sus complicaciones.

Lo más popular

Parece que, en esta temporada, la gripe no tendrá una incidencia exagerada. Se espera que su pico máximo se produzca a finales de diciembre. Esta afirmación puede hacerse porque el virus de la gripe es variable. Y, si bien cada ocho o diez años sufre una mutación que provoca una epidemia, ésta ha sido mínima y no hay razón para la alarma.

La Organización Mundial de la Salud vigila de cerca al virus. Es una especie de “Interpol antigripe” que, cuando detecta un caso, se lo notifica a los centros diseñados para ello: Londres para los virus de Europa y África, y Atlanta para los del resto del mundo. Así sabemos que los virus que han circulado en el hemisferio Sur y que ahora nos llegan a nosotros no tienen variaciones importantes. Cada temporada es distinta pero se puede calcular que no habrá una epidemia seria.

Publicidad

Prevenir con la vacuna
El período de incubación de la gripe es de 48 horas con una variación entre uno y siete días. Se transmite por el aire al toser y estornudar. Sus síntomas son fiebre de hasta 39ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa, rinorrea (secreción nasal’, lagrimeo y faringitis leve. Es una enfermedad autolimitada con una evolución de cinco a siete días, aunque algunos síntomas suelen durar entre dos y tres semanas. La vacunación es la medida más eficaz para prevenirla.

Lo más popular

Otras infecciones
Cuando la infección gripal llega, las defensas se disponen a eliminar el virus. Ahí es cuando, en un organismo debilitado, se pueden superponer otros procesos infecciosos de tipo respiratorio. En personas mayores de 65 años, pueden ser serios. Pueden aparecer neumonías y agravamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC, bronquitis y asma. En los niños, pueden aparecer otitis y bronquiolitis.

También pueden llegar a aparecer infecciones cardiacas.

Evitar contagios

- El contagio se produce por las partículas minúsculas de saliva, toses y respiración.
- El momento de mayor contagio es cuando se está incubando el virus, es decir, cuando el enfermo duda si tiene gripe o no.
- Los niños son las primeras víctimas y ellos suelen contagiar a los adultos.
- Para que no se propague el virus, tápate la boca al toser y estornudar. Utiliza pañuelos desechables, lávate las manos con frecuencia y evita los besos y abrazos con quien esté enfermo. No compartas vasos ni cubiertos y evita los locales cerrados con aglomeraciones.
- La gripe es una enfermedad social y, si estamos enfermos, deberíamos quedarnos en casa para no difundir el virus.

¡A vacunarse!
Toda la población mayor de 55 años debería vacunarse. También deberían hacerlo los adultos y niños portadores de enfermedades crónicas, sobre todo si son respiratorias o cardiacas, y aquellos que tienen bajas las defensas.
También es conveniente que se vacunen las personas que atienden a enfermos crónicos o quienes viven en comunidad, como los internados, colegios mayores o cuarteles. También deben hacerlo aquellos que pueden transmitir el virus a pacientes de riesgo.